Lydia Ayala

Tribuna Invitada

Por Lydia Ayala
💬 0

Iván Rodríguez, hombre magistral

Me cautiva la palabra “magistral”. Abarca el lucimiento de las capacidades e ingenio del ser humano, ejecutados con maestría. Son talentos innatos, divinos, elevados. Así se puede catalogar la ejecutoria de Iván Rodríguez.

Lograr que tu nombre y rostro sean iluminados en bronce para engalanar el prestigioso Salón de la Fama del Béisbol de Cooperstown, como dicen en jerga boricua, ¡no es cáscara de batata! Tienes que ser magistral de verdad. Y el receptor por excelencia, hoy “hall-of-famer”, indiscutiblemente lo es. Se deshonra a sí mismo como puertorriqueño, todo aquel que no sienta un cosquilleo a la mera mención del nombre de Iván. Pero, dentro de la algarabía que arropa al pueblo hay inquietudes rondando, que no podemos amortiguar.

Sin desacatar los criterios opuestos, preguntamos: ¿la mera singularidad y excelencia de sus extraordinarios dotes, hace de Iván un héroe? Aprendí que las destrezas prodigiosas de nacimiento solo requieren pulimento y la fortuna de que los peritos tomen nota de su presencia. El resto debe ser un paseo. Sí, aprendí que ser héroe va más allá del desempeño excepcional. Ser héroe requiere formidable valor. Requiere valor amenazante.

Y mientras entretenemos este pensamiento pesado, con el mismo ahínco, también preguntamos, ¿cómo se siente nuestro prominente atleta, hoy miembro de la Comisión para la Igualdad de Puerto Rico, y con toda su emoción volcada en un mar de monoestrelladas y vítores boricuas ensordecedores, aceptar un galardón americano a nombre de la tierra que lo vio nacer, y para la cual anhela su desintegración como nación? ¿Acaso no es ese el enredo de espíritu al cual aludió el hombre de estado, Luis Muñoz Marín? Seduce maravillosamente la imagen del astro recibiendo su placa, empuñando dignamente la bandera de Puerto Rico. Iván Rodríguez, orgullo borincano, ¡hombre magistral para la historia! Punto.

Otras columnas de Lydia Ayala

miércoles, 30 de agosto de 2017

El rebote apocalíptico de la 936

La escritoria Lydia Ayala señala el efecto adverso en la economía y política local del fin de la Sección 936

sábado, 12 de agosto de 2017

¿Se asoma la ruptura popular?

La escritora Lydia Ayala plantea si las divisiones en el PPD son el presagio de un quiebre en la colectividad

💬Ver 0 comentarios