Jacobo Morales

Punto de Vista

Por Jacobo Morales
💬 0

Jacobo Morales: Parasite, después del final

Hay películas que nos hacen pasar un rato entretenido, o apacible… y ya. Abandonamos la sala comiéndonos el último puñadito de popcorn, y tal vez nos encontramos con un amigo que nos habla con entusiasmo de la película que acaba de ver.

La conversación entre Blanca y nuestro hijos Maler y Pancho, luego de haber visto la película coreana Parasite, tuvo distintos matices. De primera intención yo fui el menos expresivo en elogios, pero volvió a pasarme algo que me ocurre en ciertas ocasiones: la película se me quedó en la mente, y mientras más la repasaba, más lograda me parecía. El realismo, las actuaciones, el libreto, la edición, la música… se mantuvieron siempre en función de la historia, lo cual nos llevaba a compenetrarnos con aspectos de una cultura tan distante y desconocida para muchos.

Parasite nos reafirma en el convencimiento de que el cine, además de entretener, tiene el potencial para abordar aspectos trascendentales de la conducta humana, impulsarnos a tener nuevas perspectivas en nuestra visión de mundo y plantear conflictos y aspiraciones con las que nos identificamos, independientemente de nuestra etnia y trayectoria. Parasite también nos demuestra que la autenticidad en el quehacer cinematográfico es fundamental para proyectarnos universalmente.

Viene al caso recordar que desde hace varios años Puerto Rico está impedido de someter películas al certamen de los premios Oscar como Película Internacional (como le llaman ahora) o Película en Idioma Extranjero, categoría en la que compitió Lo que le pasó a Santiago. O sea que, actualmente, para que las películas puertorriqueñas puedan participar en dicha competencia, tendrían que ser sometidas a la sección de cine norteamericano, ya que oficialmente, seguimos siendo un territorio de los Estados Unidos. Sin embargo, en otro tipo de competencias internacionales, sí podemos participar como nación soberana.

¿No les parece que esta sería una época apropiada para seguir abordando dicho asunto? Porque es innegable el sentido de identidad de la mayoría de nuestro pueblo y su aspiración a que el mundo nos reconozca como lo que realmente somos: un país.

Otras columnas de Jacobo Morales

💬Ver 0 comentarios