Geovanny Vicente Romero

Tribuna Invitada

Por Geovanny Vicente Romero
💬 0

James Comey, de cazador a cazado: tres errores

El pasado 8 de junio, James Comey se convertía en el hombre más famoso del mundo, al menos de Estados Unidos, todo el país esperaba por segundos las revelaciones que podrían sacudir el rumbo de la política norteamericana, incluyendo el futuro del inquilino de la Casa Blanca, el presidente Donald Trump.

Irónicamente, Trump había realizado su movida más peligrosa e impredecible desde que asumió el poder, le dijo a Comey su famosa frase: “You’re fired”. Comey, director del Negociado Federal de Investigaciones (FBI), se había enterado de su caída en desgracia igual que el resto de los Estados Unidos: viendo la televisión.

Nadie esperaba semejante acción de Trump, quizás por dos razones. Primero, la ambivalencia investigativa de Comey sobre los correos electrónicos de Hillary Clinton le dieron a Trump una ventaja que no tenía, pues Hillary ganó el voto popular, más no así el electoral. Segundo, nadie se imaginaría que Trump despediría a la persona que lo estaba investigando por sus nexos con Rusia, esto despertaría sospechas y confusiones, como efectivamente pasó. La crisis política para Trump se agudizó.

En su versión ante el Senado, Comey tenía la jugada perfecta, había documentado cada encuentro, llamada o contacto con Trump desde su primera visita a la Trump Tower cuando el ahora presidente era solo presidente electo, hasta su cena privada en la Casa Blanca. El anticipo de declaración que publicó un día antes de su comparecencia ante el Senado estuvo muy bien redactado, no tenía nada que envidiarle a las mejores obras de Ernest Hemingway con su prosa limpia y concisa. Sin embargo, esa estrategia preventiva de defensa propia que en un principio parecía un seguro de vida para Comey, hoy puede ser su peor pesadilla si se determina que habló de más.

Surgen algunas interrogantes: ¿Por qué documentar los encuentros con el presidente Trump si con el presidente Obama nunca lo hizo? ¿Fue todo premeditado desde el inicio sabiendo que su puesto corría peligro por estar investigando al propio presidente? A continuación vamos a ver los tres errores que Comey ha cometido desde su cargo del FBI y posteriormente:

1. Ambivalencia investigativa y carencia de firmeza: Al cerrar el caso de los correos electrónicos en contra de Hillary Clinton en plena campaña electoral sin llegar a una conclusión, despertó sospechas. Más suspicacia se generó cuando reabrió el caso en la recta final de la campaña. Comey fue perdiendo la confianza de Washington.

2. Mentir al Senado: James Comey había informado al  Senado que Huma Abedin, consultora cercana de Clinton, había enviado “miles” de correos a la computadora de su esposo Anthony Weiner, algunos con información clasificada. A través de una carta, el FBI reconoció  que solo se reenvió un “pequeño número” y que tan solo dos cadenas de correos incluían información clasificada. ¡Confianza ya perdida!

3. Trump tenía razón: El 8 de junio reconoció públicamente y bajo juramento que Trump no era investigado. ¡Trump reivindicado!

Este solo fue un capítulo de una historia que apenas empieza…

Otras columnas de Geovanny Vicente Romero

💬Ver 0 comentarios