Carlos Rosa Rosa

Periodista

Por Carlos Rosa Rosa
💬 0

J.J. Barea: el corazón de un competidor

Siempre recuerdo aquel sondeo informal que realicé entre varios escuchas de las organizaciones de la NBA en medio del Torneo Premundial Sub-21 en Halifax, Canadá.

En las gradas del coliseo buscaba conocer la opinión de los ‘expertos’ sobre cuáles eran las opciones del boricua José Juan Barea de convertirse en un jugador de la NBA, cuando le faltaban dos años para terminar su carrera colegial en la Universidad de Northeastern y venía de promediar 20.7 puntos y 5.8 asistencias en su segundo año de elegibilidad.

Barea estaba activo en la competencia con el Equipo Nacional Sub-21, junto a Peter John Ramos, cuya estatura de 7’3” llamaba más la atención de los scouts que los 5’10” de Barea.

El mayagüezano lució espectacular en aquella competencia. Fue el líder de anotaciones con una media de 24.8 puntos por juego. Y en dos partidos ante Estados Unidos acumuló 52 puntos frente a los principales prospectos colegiales de aquel momento, como Chris Paul, Adam Morrison, Charlie Villanueva y Justin Gray.

Chris Paul, sin duda, era la principal atracción en el evento. Y puedo decir que Barea compitió de tú a tú con el ahora jugador estrella de los Rockets de Houston.

¿Cuál fue el resultado del sondeo? La mayoría de los entrevistados no le apostaban al talento de Barea. Todos cuestionaban su estatura. Recuerdo que solo uno de los escuchas le vio una posibilidad. Aunque reconocía que su tamaño podía ser un obstáculo para jugar a un nivel como el de la NBA, el cazatalentos de los Pistons de Detroit, Tony Ronzone, vio otras cualidades en el puertorriqueño. “Lo importante es que tiene el corazón para jugar baloncesto. Es un gran competidor. Eso no se enseña”, dijo Ronzone en aquella ocasión.

Llegó el draft de 2006 y nadie reclamó a Barea. Luego, los Mavericks de Dallas lo firmaron como agente libre y Barea se ganó un espacio en el roster final. El resto es historia.

Hace unos días, Barea se convirtió en apenas el undécimo jugador no seleccionado en el Sorteo de Novatos en llegar a la cifra de 800 partidos jugados desde el 1976. De paso, tan solo seis de los 60 canasteros reclamados en el draft de 2006 han participado en 800 o más encuentros en la NBA. Tras esta gesta, recordé, de inmediato, lo acontecido en Halifax.

Así que nunca podemos subestimar el corazón de un competidor.

Otras columnas de Carlos Rosa Rosa

sábado, 5 de enero de 2019

Edgar Martínez va por buen camino a Cooperstown

Y en la introducción del escrito, Miller, quien vota para el Salón de Inmortales en Cooperstown desde el 2006, resaltó el hecho de que este año le otorgó el voto por primera vez a dos jugadores, incluyendo al puertorriqueño Edgar Martínez, quien atraviesa su décimo y último año de elegibilidad.

sábado, 15 de diciembre de 2018

Oremos

Trivia: ¿Desde el 1990, en cuántas ocasiones la liga del Baloncesto Superior Nacional (BSN) ha presentado los mismos equipos participantes en temporadas seguidas? Respuesta: Tan solo dos veces (1990-91; 2002-03).

domingo, 2 de diciembre de 2018

El BSN está muy cerca de tocar fondo

Y no puedo olvidar al coapoderado-jugador que le reclama dinero a su propia franquicia en la búsqueda de su libertad. Ciertamente, el caso del veterano Carlos Arroyo debe ser el primero en la historia del BSN. Al día de hoy aún no entiendo cuál es la función de Arroyo como coapoderado en Fajardo. Ni los mismos apoderados de la liga están claros con este asunto, según algunos han comentado. Se supone que el coapoderado busque soluciones a los problemas económicos del equipo. ¿O me equivoco?

sábado, 24 de noviembre de 2018

Hijo de una boricua con etiqueta de la NBA

Y como parte de la búsqueda encontré algo que me llamó la atención. El portal NBAdraft.net, por ejemplo, proyecta como selección de segunda ronda al jugador de ascendencia puertorriqueña, Tremont Waters. El base, de 5’10” de estatura, atraviesa su segunda temporada con los Tigers de la Universidad de Louisiana State (LSU) en el baloncesto colegial (NCAA). En su primer año con los Tigers, Waters tuvo un brillante desempeño al registrar 15.9 puntos con 6.0 asistencias y 3.4 rebotes en 33 minutos por juego. Totalizó 198 asistencias, superando la marca anterior para un jugador de primer año en la historia de la escuela en manos del estelar jugador de los Sixers de Filadelfia, Ben Simmons.

💬Ver 0 comentarios