Ernesto J. Del Rosario Camareno

Punto de vista

Por Ernesto J. Del Rosario Camareno
💬 0

Juan Maldonado y la psiquis de la inferioridad

En las recientes vistas de la Comisión de Salud, llevadas por los representantes de la Cámara baja, se interrogó al abogado de la empresa Apex Juan Maldonado. El licenciado Maldonado hizo un comentario en el interrogatorio llevado a cabo el 11 de mayo de 2020 en el que muestra el complejo de inferioridad que tienen muchos puertorriqueños.

Dicho comentario fue “no es secreto que, en transacciones con el gobierno, tener un nombre americano se ve con mejores ojos que (un nombre) local”. Dicho comentario fue en torno a que la firma del contrato fatulo de 38 millones de dólares, para la compra de pruebas rápidas, fue hecha por un estadounidense de apellido Vick.

Aparentemente la retórica asimilista -dado que el licenciado Maldonado se identifica con el Partido Nuevo Progresista y en su cuenta de Twitter ha endosado a Pedro Pierluisi y Jenniffer González- es reconocer que una persona del norte tiene más legitimidad que una del sur. Curiosamente, ya este sector no trata ni de ponerse la máscara blanca para tapar su tez negra (haciendo ilusión a F. Fanon), sino que ya dan por concluido lo desiguales que son.

En este caso ser “local” es verse de una manera peyorativa, a distinción de ser un hombre americano, que tiene una connotación positiva. Esta connotación peyorativa no es otra cosa que la auto-identificación por parte de Maldonado como un ser inferior ante una persona que tiene un apellido anglosajón. Este pensamiento es tan burdo que n, os remonta a aquel Debate de Valladolid en 1551, en donde Fray Bartolomé de las Casas abogaba por que los indígenas eran tan humanos como los españoles, versus Juan Ginés de Sepúlveda, que concebía a los indígenas como naturalmente inferiores. Sin duda alguna, sabemos que el licenciado Maldonado apoyaría a Juan Ginés. Porque un apellido de Castilla no sería lo mismo que tener uno como Gueyopey.

El comentario expuesto por Maldonado es la reafirmación del gran daño que nos ha hecho el coloniaje. Las relaciones de poder por parte nuestros colonizadores y sus procedimientos de dominación a nivel cognitivo han dado fruto en muchos de los puertorriqueños. El Puerto Rico al que debemos aspirar es uno en donde los puertorriqueños no se crean inferiores ante ningún tipo de nacionalidad, que repudie el patronazgo político y que cuando un ente supranacional nos vaya a hablar, sea de igual a igual y no tengamos que responder, “sí, amo”.

Otras columnas de Ernesto J. Del Rosario Camareno

sábado, 23 de mayo de 2020

Réquiem a los exámenes estandarizados

Es hora de repensar y hacer más accesible la educación en Puerto Rico, dado que hay muchas personas que tienen un gran potencial, pero se caen en estos exámenes, dice Ernesto J. Del Rosario Camareno

jueves, 30 de abril de 2020

A reestructurar el gobierno electrónico

Es hora de impulsar un gobierno electrónico óptimo, a través de nuevos recursos humanos y herramientas del siglo 21, escribe Ernesto J. Del Rosario Camareno

martes, 31 de marzo de 2020

Liderazgo en momentos de crisis

La secretaria o secretario de un departamento ejecutivo tiene que ser el conductor, integrador y articulador de las acciones del gobierno, escribe Ernesto J. Del Rosario Camareno

💬Ver 0 comentarios