Carlos Dalmau Ramírez

Tribuna Invitada

Por Carlos Dalmau Ramírez
💬 0

Juego de tronos: JSF vs Rosselló

El gobernador Ricardo Rosselló le ha declarado la guerra a la Junta por la jornada parcial de los empleados públicos. Le apoya una buena razón, puesto que la determinación de la Junta golpea la economía y le corta el salario a miles de ciudadanos. Además, le apoya la democracia, pues Rosselló fue electo, la Junta no. Está por verse si la movida es sostenible en los tribunales y si, al final, Puerto Rico sale beneficiado o perjudicado. Para entender este conflicto sugiero tener presente dos miradas: la mirada democrática  y la mirada del realismo político.

Desde la mirada democrática, la acción del gobernador es legítima. La ley PROMESA, cuyo nombre demuestra que el Congreso sabe ser irónico al imponer su poder, ha dejado al desnudo nuestra propia falta de poderes. La democracia, sistema de gobierno que basa su legitimidad en el consentimiento de los gobernados, descansa sobre tres pilares: a) el poder del pueblo; b) las libertades civiles; y c) un sistema republicano de gobierno, entendido como un sistema que limita el ejercicio del poder mediante la separación de poderes, los frenos y los contrapesos. El régimen de PROMESA menoscaba los tres pilares. La Junta debe ser confrontada con firmeza, con inteligencia y con las herramientas de la democracia. Apoyar la Junta a ciegas, sólo para fustigar al actual gobierno, es un error de principios.

El momento histórico que vivimos requiere, no obstante, una dosis de realismo político, dado que cada acción del gobierno será evaluada según sus resultados y no meramente por sus buenas intenciones. Ciertamente, la razón de la guerra ha sorprendido a muchos, luego de las expresiones felices y entusiastas que acompañaron la aprobación del Plan Fiscal. Desde la óptica del realismo político, esta movida ha sido hasta la fecha la más inesperada y arriesgada de Rosselló, quien de paso ha conjurado la intervención de un presidente impredecible y ha puesto en entredicho las proyecciones de liquidez y la confiabilidad del celebrado Plan Fiscal.  La Junta le ha advertido al gobernador que comete un peligroso error. Sólo el tiempo dirá quién lleva la razón. Lo que queda claro de este choque es que ha comenzado una especie de “juego de tronos” cuya saga se complica a cada paso y en el que inevitablemente habrá bajas.

En las aguas profundas de la crisis, en medio de la quiebra y con poderosos acreedores al acecho, Puerto Rico no tiene margen para el error. El gobierno es el responsable de ejecutar una estrategia en la que al final gane el país, y me temo que el espaviento para enardecer las gradas poco ayudará a este propósito. Esto no es, sin embargo, una invitación a la claudicación frente a la Junta, sino más bien, un llamado a implantar una estrategia efectiva al servicio de la regeneración económica y democrática. Nos corresponde, como ciudadanos, mantenernos alerta para evitar que, en este atroz juego de tronos, termine aplastado el más noble y vulnerable de los personajes de estahistoria: el pueblo puertorriqueño.

Otras columnas de Carlos Dalmau Ramírez

viernes, 15 de diciembre de 2017

Lucidez y poder para la reconstrucción

El abogado Carlos Dalmau Ramírez indica que en Puerto Rico vivimos en una democracia secuestrada, en un país arrasado por huracanes, deudas, e incompetencia gubernamental.

jueves, 5 de octubre de 2017

Nació la Generación R

El abogado Carlos Dalmau Ramírez indica que Puerto Rico se abrió paso a una nueva generación, al renacer tras una catástrofe

💬Ver 0 comentarios