Orlando Parga

Punto de vista

Por Orlando Parga
💬 0

Juicio a Trump: la piedra en la honda de David

El mensaje bíblico ha repercutido a lo largo de la historia desde que David aceptó el reto del gigante filisteo que amedrentaba al ejército israelita.  El abuso prevalece hasta que un valiente da un paso al frente.  Eso acaba de suceder en Washington.  La noche del martes el presidente Donald Trump lucía como Goliat – formidable e imponente – ante un Congreso incapaz de ajusticiarlo por los delitos de abuso de poder y corrupción que el mundo entero sabe cometió.  Los vítores resonaron en el marmóreo ambiente capitolino al repicar de la estadística financiera positiva reclamada como suya, mientras los senadores republicanos mofaban la incapacidad demócrata para siquiera moverlos a oír un solo testigo contra Trump.  Hasta que, a la hora de votar, David desenfundó su honda.

Para el senador republicano Mitt Romney sus convicciones religiosas van por encima de la conveniencia política: Lo que él hizo no fue perfecto.  Fue un flagrante asalto a nuestros derechos electorales, nuestra seguridad nacional y valores fundamentales, corrompiendo las elecciones para mantenerse en el poder; posiblemente la violación más abusiva y destructiva que pueda imaginarse del juramento que hizo al asumir su cargo, dijo Romney al informar en el hemiciclo del Senado su voto a favor de residenciar a Trump.

David era pequeño, pero la piedra en su honda tuvo insospechado poder.  Romney luce solitario en su gesta moral, pero no es un republicano cualquiera: Exitoso inversionista financiero, Obispo en la Iglesia de Jesucristo y Los Santos de los Últimos Días, fue Gobernador de Massachusetts; y compitió con John McCain por la nominación presidencial republicana de 2008, fue el candidato presidencial republicano en 2012 que perdió ante Barack Obama por un margen de 47 a 51% del voto popular.  Y eso no es cáscara de coco.

El Gran Old Party que emergió con luz moral para salvar a la Unión en la Guerra Civil, timoneó las eras de reconstrucción e industrialización, practicó la igualdad de razas postulando a los primeros afroamericanos para cargos electivos y abrió las puertas a los inmigrantes del mundo entero estará hoy olvidado como ropa usada y descartada en algún clóset de la Casa Blanca de Trump, pero se les olvida que la moral nunca pasa de moda… y que energizada por el movimiento de la honda, una piedra puede alcanzar el poder de un peñón.


Otras columnas de Orlando Parga

jueves, 4 de junio de 2020

La evolución de Estados Unidos de América

Estamos en guerra de libre expresión frente a cascos y fusiles de fuerza militar renuente, movilizada por abuso de autoridad presidencial, dice Orlando Parga

viernes, 29 de mayo de 2020

El retorno de las farmacéuticas

Falta por ver si los líderes y miembros del Congreso y nuestro propio liderato político permitirán que continúe y regrese el mismo esquema que aún prevalece en nuestra industria farmacéutica, dice Orlando Parga

miércoles, 27 de mayo de 2020

Cuando Caín se mete a político

Lo peor viene cuando se cuenten los votos y el triunfo de un correligionario sobre otro correligionario no sea fruto del mérito propio sino consecuencia del descrédito al contrincante, escribe Orlando Parga

💬Ver 0 comentarios