Jon Borschow

Tribuna Invitada

Por Jon Borschow
💬 0

Junta fiscal y desarrollo económico

C onfrontamos una crisis fiscal en medio de un año eleccionario, lo que implica: muchos intereses, menos visión y poco entendimiento de un beneficio común. Los partidos políticos y, hasta los bandos dentro de los mismos partidos, establecen sus posiciones diferenciadas siempre con el impacto electoral e ideológico en mente. Se contrata a expertos, se acude a los tribunales y se testifica ante comisiones del Congreso.

Hay quienes advierten, depende del cristal con que se mira, que la crisis es grave e inminente o totalmente manufacturada. Algunos economistas argumentan que ya no habrá dinero para pagar la nómina y otros que el impago es un teatro y la deuda es 100% pagable. Se crean narrativas donde la culpa la tiene el gobierno actual o el anterior; que somos autónomos y no podemos acceder a una junta fiscal o que somos colonia y nos la merecemos. Tenemos que buscar la manera de dejar de pelear entre nosotros mismos para juntarnos y convertir esta crisis en una oportunidad.

La verdad siempre es más complicada de lo que parece. Ciertamente, como señalé en mi última columna, el Congreso ha sido indiferente a las consecuencias de sus propias acciones e inacciones con Puerto Rico, pero nuestras posturas incongruentes siguen minando nuestra credibilidad. También nos ha restado credibilidad nuestra falta de disciplina fiscal por bastante más de una década; hemos estado cogiendo fia’o para cubrir déficits presupuestarios y “estimular la economía” financiando proyectos de mérito cuestionable. En el argot nuestro, hemos guisa’o, hemos repartido el bacalao y ahora estamos pidiendo cacao.

Mientras, el futuro se acerca inexorablemente imponiendo su realidad. Debemos aproximadamente $70 mil millones a acreedores y $30 mil millones en pagos futuros a los pensionados del gobierno y eso, sin tomar en cuenta la deuda a corto plazo a suplidores y bancos. La emigración, que continúa acelerando, reduce nuestra capacidad productiva a pasos agigantados y, por ende, la base contributiva. Para colmar la copa fiscal, la evasión contributiva alcanza niveles históricos.

El gobierno intenta negociar con los bonistas para reestructurar la deuda, pero difícilmente va a conseguir que éstos se pongan de acuerdo y el asunto puede terminar en los tribunales, lo que prolongaría y agudizaría la crisis fiscal. Se pidió al Congreso que nos diera acceso al capítulo IX de la ley de quiebras federal, pero ciertos inversionistas se opusieron vehementemente y lo bloquearon. Por cierto, ni el capítulo IX es una solución óptima, porque las condiciones que establece parecen proteger a muchos de los bonistas de su aplicabilidad.

Lo que propone crear el Congreso mediante legislación es una junta de control fiscal. A estas alturas es inevitable que se nos imponga algún tipo de austeridad fiscal; con o sin junta, el gobierno se va a quedar sin dinero para operar.

Ante esta realidad, tenemos que lograr que la vislumbrada junta no sea meramente un mecanismo para proteger a los acreedores e imponer austeridad. Tiene que tener el mandato, los poderes y la autoridad para reducir la deuda y los intereses, cambiar calendarios y fuentes de repago y cancelar cláusulas en los contratos. Tiene que convertirse en un esfuerzo colaborativo y bien coordinado entre el Congreso y Puerto Rico, que parta de una visión estratégica de desarrollo económico para la Isla. Ausente el desarrollo económico, será inevitable que la crisis se agudice y, como consecuencia, perdamos otra buena parte de nuestro capital humano y peligre nuestro futuro.

Ya existe esta visión y en Juntos por Puerto Rico trabajamos para fortalecer el consenso alrededor de la misma. Queremos lograr que todos los puertorriqueños entendamos nuestras oportunidades económicas y roles como ciudadanos para insertarnos en la construcción de este nuevo rumbo. Juntos podemos lograr que esta visión se convierta en la agenda del país y que el Congreso y cualquier junta fiscal creada legislativamente por él, la entienda, la respete y la respalde.

Otras columnas de Jon Borschow

viernes, 19 de octubre de 2018

Visión turística consensuada para Puerto Rico

El presidente de la Junta de Directores de Foundation for Puerto Rico, Jon Borschow, argumenta sobre avances en el desarrollo de iniciativas para promover al país como un destino para el mundo

viernes, 21 de septiembre de 2018

El mundo ya nos conoce

Jon Borschow argumenta que tras el golpe del ciclón María más personas conocen sobre Puerto Rico y la coyuntura puede servir para atraer visitantes y procurar que conozcan mejor la isla

jueves, 16 de agosto de 2018

Apostemos en grande a nuestro destino

Jon Borschow alude a los primeros resultados de una investigación de mercado para Puerto Rico como destino turístico y la oportunidad de inversión a corto plazo

💬Ver 0 comentarios