Juan Negrón Ocasio

Desde la diáspora

Por Juan Negrón Ocasio
💬 0

Junte Todos Juntos con la Junta

If you can’t beat them, join them! Para los que no entienden el difícil, ¡Si no puedes vencerlos, únete a ellos! Así me pasó. No hubo alternativa cuando 200 personas se reunirían para la holgazanearía y guateque. Todos los años nos reunimos para despedir el año laboral. Es un rito social hacer un fiestón a fin de año escolar que practican los educadores. El dilema de celebrar no está claro, si es por no verles más la cara a estudiantes, padres y administradores, o por la llegada del verano. 

Aunque hay muchos que no esperan y se van de jarana todos los viernes de todas las semanas del año, este evento mío es peculiar por lo ocurrido. Imagínese, los fiesteros somos todos jubilados. Ninguno damos un tajo en defensa propia. Hace tiempo no rendimos cuenta a nadie, y cada año se unen más. Es un evento anual con un contrato de por vida de vacilón el último sábado dn junio todos los años. Decreta el contrato: “Me comprometo con mi palabra vacilar el último sábado de junio de todos los años hasta que me muera”. Firma y a esperar que llegue el cantazo de $150 por taquilla en tiempos de economía.

Cualquiera podría pensar que no hay obligación. ¡Jum! La junta del comité tiene unos pejes gordos con poder de congreso que se comen los débiles. Si no hay cashimiro hay que coger fiao, o hacer la compra más chiquita para ir a la fiesta (¡hay que hacer ajustes!). Te la ponen bien difícil, llaman, envían cartas y te espían para cobrarte, al estilo Juan Prim en tiempos de España con el Código Negro. Increíble, no te cortan una mano, pero aparecen donde sea cuando menos los esperas, en el supermercado, “Oye, ¿vas pa’ la fiesta, verdad?”, insinúan sin saludar para que ahorres pal' ticket. “Que Dios te bendiga por ir todos los años a la fiesta” de culpabilidad, luego te sonríen con cara de político.

¡El Junte, El Junte…! Se oyó la gritería y se alborotó el salón. Fue un invento nuevo este año, pero pensé que se trataba del junte político en Puerto Rico contra el plebiscito. La mayoría se alzó en protesta para no desperdiciar el tiempo. Halaron un escaso por ciento de los entontecidos y despistaos. Algunos tenían achaques de artritis severa, otros se quedaron en la misma siesta de los 65 años; no despertaron algunos y se les pasó el otorgamiento del “Premio Por Estar Unío-51” que ganó Odracir Óllesor, un doctor en dilogía, más viejo que el sicote, por investigaciones de “átomos para promover la colonización de lapas”. 

Este año era el 51 aniversario de la fiesta. A las dos de la mañana hicimos una rueda inmensa en el paraninfo y nos embelesamos en bullicios en un junte de todos juntos con la Junta (el comité hostigador). Nos pasa cuando nos da anorexia y nos atontan con las tres b: baile, baraja y botella. Esa Junta tiene magnetismo, te unes o te sacan del asiento. Es un compromiso de por vida el juramento. Bailamos la macarena y el perreo de los rosillos, nos arrebató la promesa bananera y nos hechizaron con canciones, como Brujería, que mejores días vendrán. Me dolían hasta los tobillos y boté los zapatos.

En la gozadera se hizo el ‘Junte Todos Juntos con la Junta’ sin pensar en crisis fiscal ni fustigaciones en la madrugá. Nadie piensa en presupuestos ni tirijala política cuando están en medio de una pista meneando la colita. Protestábamos a to’ pulmón,  alzábamos las manos y gritábamos. ¡Ay, bendito! Despacito y no hago más na’ al combo que amenizaba el vacilón a mitad de gente que dormía. Después de la juerga llegaron las lamentaciones.

Otras columnas de Juan Negrón Ocasio

miércoles, 8 de agosto de 2018

El chantaje político de la mente

Juan Negrón Ocasio señala que el electorado puertorriqueño se ha tronchado al adoptar únicamente dos opciones

💬Ver 0 comentarios