Ángel "Chayanne" Martínez

Tribuna Invitada

Por Ángel "Chayanne" Martínez
💬 0

Juntos a Washington para exigir la paridad en salud

Recientemente el gobernador Ricardo Rosselló hizo un llamado a la unidad de todos los puertorriqueños para llevar al Congreso y la Casa Blanca el mensaje sobre la necesidad que tenemos todos en alcanzar la igualdad de fondos federales para los programas de salud Medicaid y Medicare que financian la Reforma de Salud, la cual brinda servicios a los más necesitados: nuestros envejecientes, niños y personas con necesidades especiales, entre otros.

Vivimos en un momento histórico y necesitamos soluciones igualmente trascendentales. Hace ya más de nueve años que he venido abogando por la paridad de fondos para los programas de salud desde el Senado de Puerto Rico. Lo he hecho, no solo porque pertenezco a una colectividad que cree firmemente en la estadidad, sino que he pedido esa igualdad porque es lo correcto, es el derecho de cada uno de los ciudadanos americanos que vivimos en esta amada isla.

En Puerto Rico, sobre 1.6 millones de personas utilizan Mi Salud, el plan de seguros médico del gobierno, como su única cubierta para tratamientos y medicinas. No lo hacen por opción, lo hacen por necesidad y la razón principal porque lo hacen es la falta de herramientas que el Congreso y la Casa Blanca nos han dejado después de sobre 119 años de coloniaje.

El estatus politico colonial que vivimos es la razón principal por la cual Puerto Rico apenas tiene derecho a recibir el 25% o alrededor de $350 millones de los gastos asociados a Medicaid, plataforma que provee fondos para Mi Salud. Actualmente estamos recibiendo el 55% gracias al Obamacare, pero eso expira el próximo año.

Como he dicho anteriormente, la Reforma de Salud sin los fondos del Obamacare dejaría sin plan médico a 500 mil personas a partir de enero 2018, y a sobre 160 mil en los meses venideros. La matemática no miente. Mi Salud cuesta alrededor de $2,300 millones cada año. Es ahora, con casi $1,200 millones en fondos federales y se hace difícil, por la crisis económica y fiscal que vivimos, sufragar estos costos, ¿imagínense con apenas $350 millones? Sencillamente no tendríamos los recursos para ello.

Precisamente es por lo que he estado cabildeando en el Congreso desde 2009 para lograr la paridad con los demás estados. Esa paridad que tanto se ha hablado, pero de la cual poco se ha discutido, equivale a un aumento en el nivel de reembolso por gastos de hasta el 83%, como mínimo. Por las peculiaridades de la isla, específicamente por el nivel de pobreza que sobrepasa el 40% debido a la colonia, Puerto Rico tendría derecho a recibir hasta el 91%, esto significaría que, del gasto completo, el gobierno federal nos rembolsaría cerca de $2,000 millones.

Hago un llamado a todos los puertorriqueños, sin distinción de ideologías, a unirnos para ir a Washington a exigir esa paridad en fondos para salud. Es nuestro derecho, es el deber del Congreso, luego de más de un siglo de coloniaje, y lo vamos a pedir. 

Otras columnas de Ángel "Chayanne" Martínez

💬Ver 0 comentarios