Eduardo Berríos Torres

Tribuna Invitada

Por Eduardo Berríos Torres
💬 0

Justicia para retirados de la UPR

El pasado 30 de noviembre, la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico aprobó la Certificación Número 47 (2018-2019) para eliminar toda facultad de la Junta de Retiro, excluir su participación en el manejo y la administración del Fideicomiso de Retiro de la UPR e inhabilitar su capacidad representativa con los fideicomisarios (trabajadores universitarios activos y pensionados).

Entre otros aspectos, las enmiendas reducen los años de servicio de los miembros de la Junta de Retiro; le eliminan responsabilidades, tales como, aprobar las premisas actuariales necesarias para establecer la aportación patronal de la UPR al Fideicomiso de Retiro UPR y la determinación de beneficios; aprobar un reglamento interno; cualificar y recomendar a los candidatos a dirigir el Fideicomiso de los cuales la Junta de Gobierno tendría que escoger uno, y aprobar las solicitudes de acreditación de años de servicio.

Las enmiendas al Reglamento del Fideicomiso de Retiro despojan a los trabajadores activos y pensionados del único organismo legítimo que ha representado sus derechos e intereses en asuntos de su pensión durante los pasados 68 años. Esta acción atenta contra la responsabilidad ministerial de representatividad reconocida por la UPR a la Junta de Retiro a tenor con la Escritura de Fideicomiso, la Ley de Fideicomisos de Puerto Rico (219-2012) y Artículo 3H (15) de la Ley 1-1966.

Las nuevas reformas que  la  Junta de Gobierno introduce al Reglamento del Fideicomiso UPR son la incorporación de un proceso para imponer acciones disciplinarias a los representantes de la Junta de Retiro,  en el cual otorga tal poder al director ejecutivo del Retiro UPR (quien continuará fungiendo como secretario de la Junta de Retiro); y la prohibición a los miembros de la Junta de Retiro (a los fideicomisarios) de contravenir u obstaculizar cualquier directriz que imparta la Junta de Gobierno sobre el manejo o la administración del Fideicomiso de Retiro UPR, so pena de sanciones.

Ante el dramático cambio en la normativa interna que gobernó el Fideicomiso durante los pasados 68 años nos cuestionamos: ¿Cómo el despojar a los fideicomisarios de su cuerpo representativo les beneficia?; ¿Defiende la Junta de Gobierno al Retiro UPR como un Fideicomiso con un patrimonio autónomo e independiente de la UPR?; ¿Cómo las enmiendas incorporadas por la Junta de Gobierno que fomentan la imposición de sanciones a los miembros de la Junta de Retiro, benefician a los participantes y pensionados, o contribuyen al fortalecimiento del Fideicomiso?

Aun no se ha podido explicar a la comunidad universitaria de qué forma las enmiendas al Reglamento del Retiro UPR redundan en mayor beneficio para el Fideicomiso y sus 19,000 beneficiarios. 

Tampoco se han legitimado los fundamentos en que descansan las disposiciones incorporadas por la Junta de Gobierno. Ciertamente hemos identificado que las enmiendas practicadas no se fundamentaron en la ley universitaria ni en la Ley de Fideicomisos. La Junta de Gobierno de la UPR debe explicarlo.

Los retos que enfrentamos los fideicomisarios del Fideicomiso del Retiro UPR son enormes.  

El daño potencial que puedan propiciar las nuevas directrices de la Junta de Gobierno al patrimonio del Fideicomiso es inconmensurable.  Por  ello  acudimos ante el Tribunal con el ferviente deseo de reclamar justicia para los 19,000 trabajadores activos y pensionados que dedicamos nuestras vidas al servicio de la UPR y comprometidamente aportamos porciones significativas de nuestros salarios al Fideicomiso, confiados en el pacto con la UPR de proveernos una pensión digna en nuestra vejez.

Otras columnas de Eduardo Berríos Torres

💬Ver 0 comentarios