Manuel G. Avilés Santiago
💬 0

Juventud interrumpida

Daniel, Josephine, y Benjamin tendrían hoy entre 13 y 14 años si sus vidas no hubiesen sido arrebatadas en la matanza acontecida en la escuela elemental Sandy Hook en 2012. Ya convertidos en jóvenes, estarían quizás ensayando para el musical de su escuela, organizando el baile de su clase, e incluso, planificando sus carreras universitarias.

En esos menesteres se encontraban Gina, Martin y Jaime, cuando perdieron sus vidas junto a otras 13 personas en una escuela superior en Florida este 14 de febrero.

Una vez más somos espectadores de otra matanza cuyo ciclo de vida ya conocemos: el atroz suceso, la búsqueda del criminal, el conteo y biografía de víctimas, la inacción política y, eventualmente, el olvido (hasta que un próximo evento supere al anterior).

Algunos expresamos nuestra indignación en las redes compartiendo las fatídicas estadísticas; otros envían sus oraciones y condolencias en “tweets”. Acciones que, aunque bien intencionadas, suelen perderse en el abismo de algoritmos del ciberespacio.

Cuando sucedió la masacre de Sandy Hooks pensé, si no se movilizan con la muerte de -en su mayoría- niños entre cinco a siete años, sería muy improbable lograr algún tipo de legislación. Y así fue. Desde entonces se han replicado matanzas en escuelas, universidades, cines, discotecas, conciertos e iglesias y aún así, no ha habido una acción política organizada para legislar el acceso a armas. Sin embargo, veo una dinámica distinta articulándose a raíz del más reciente suceso.

Más allá de las voces tradicionales que critican -o racionalizan- la inacción política, se articula una voz juvenil que, al unísono, ha trascendido el discurso de victimización y ha logrado redirigir el discurso mediático. Como la estudiante Sarah cuyo “tweet” dirigido al presidente Trump se ha convertido en un reclamo contundente para exigir menos oraciones y condolencias, y más acciones y propuestas en torno al control de armas.

Mientras los políticos dicen que es temprano para debatir sobre el tema, los estudiantes sobrevivientes están comprometidos a mantener vivo del debate, convertirse en agentes de cambio y honrar la memoria de aquellas juventudes interrumpidas que vieron truncadas sus vidas irónicamente un día designado para celebrar el amor y la amistad.

Otras columnas de Manuel G. Avilés Santiago

martes, 18 de septiembre de 2018

Miss Puerto Rico

El profesor Manuel Avilés Santiago expone que Miss Puerto Rico 2018 sería la representante de las frustraciones de un pueblo al que se le obliga a sonreír y a renacer resiliente, aun cuando las condiciones no lo permiten

martes, 18 de septiembre de 2018

La Miss Universe que necesitamos

El profesor Manuel Avilés Santiago expone que Miss Puerto Rico pasa a ser la representante de las frustraciones de un pueblo al que se le obliga a sonreír y a renacer resiliente, aun cuando las condiciones no lo permiten

martes, 21 de agosto de 2018

Nombres impropios

Manuel Avilés Santiago comenta sobre las prácticas al escoger un nombre para los hijos y las curiosidades creativas producto de fusiones u otras circunstancias

martes, 31 de julio de 2018

Esta es Mi Escuela

El profesor Manuel G. Avilés Santiago indica que en Puerto Rico la representación de la escuela se limita a la noticia del cierre, del despido, o de la falta de recursos en los planteles

💬Ver 0 comentarios