Luis Joel Méndez

Buscapié

Por Luis Joel Méndez
💬 0

¿Juventud perdida?

Yo, al igual que todos los de mi generación, he crecido escuchando la tan constante frase “La juventud está perdida”. Como joven común y corriente, moldeado en el seno de un hogar conformado por ciudadanos de clase media y trabajadora de nuestro País, he concluido en varias ocasiones, que tal vez haya verdad en la tan utilizada expresión.

Pero así como acepto la realidad que me rodea, también he puesto en duda que esa “teoría” solo se le atribuya a mi generación, más aun tomando en cuenta relatos de mis familiares. Me encanta escuchar esos relatos con una buena taza de café, perfumados con recuerdos de su juventud; recuerdos mediantes los cuales puedo apreciar que la juventud de hoy es la misma del ayer en varios aspectos.

En cada generación pasada, al igual que la presente, ha existido aquella pequeña minoría “turbia” que siempre ha sido el principal foco de atención.

La sociedad, tanto de hoy como de ayer, siempre se ha sentido “atraída” por las controversias y los escándalos, aspectos tóxicos de nuestra sociedad. Pero hemos olvidado destacar aquella mayoría positiva, la cual en muchas ocasiones es opacada e ignorada.

Mientras las noticias acerca de peleas de jóvenes en nuestras escuelas públicas sean las más comentadas, y no les brindemos énfasis a aquellos jóvenes que se encargan de llevar el nombre de nuestra Isla por todo lo alto, seremos parte del problema.

Aquellos pocos jóvenes que se encargan de empañar el verdadero rostro de una juventud que día tras día se supera y que demuestra muchos de los valores los cuales una pequeña facción de adultos no demuestra en momentos en los que la sociedad enfrenta cambios trascendentales, merecen atención pero no ser “realzados” de manera directa o indirecta.

En fin, es hora de modificar el lema “la juventud está perdida”, y transformarlo en “siempre habrá jóvenes perdidos”. Pero también es hora de que busquemos soluciones. Ante todo, es sumamente importante que sepan que muchos jóvenes queremos ser parte de un cambio positivo para nuestro País, pero sufrimos cuando somos señalados “justos por pecadores”.

Como dice la popular frase: “Somos más los buenos, que los malos”, y ese será el sello que me encargaré de “pegar” en la juventud de hoy, de la cual orgullosamente formo parte.

Otras columnas de Luis Joel Méndez

💬Ver 0 comentarios