Eduardo Lalo

Isla en su tinta

Por Eduardo Lalo
💬 0

Keleher la “parcelera”

Julia Keleher llegó hace poco al país. Aparentemente, el nuevo gobierno buscaba a alguien ajeno a los circuitos puertorriqueños para dirigir el Departamento de Educación. Sin duda, para esta colosal institución pública, tenía vislumbradas grandes transformaciones. Pasados gobiernos del PNP permitían sospecharlo y el ambiente ideológico del gobernador auguraba tiempos difíciles para los estudiantes y maestros del sistema público de enseñanza.

Desde que ocupó su cargo, fue evidente que Keleher sería la mujer de La Fortaleza. La trajeron de lejos, la nombraron secretaria para luego convertirla en contratista y así duplicarle el sueldo establecido para un jefe de agencia. El salario de Keleher (como el de Pesquera en la Policía) es un escándalo mayúsculo en un país en quiebra, pero también es un mal indicio: ¿qué se le ha pedido a estos secretarios para que se les compense monetariamente de esa manera? A este motivo de preocupación se añade otro: la propia secretaria confesó no hace tanto que no pudo escoger a su equipo de colaboradores y que éste había sido seleccionado e impuesto por La Fortaleza. He aquí otro motivo de inquietud: ¿cómo la secretaria que se precia tanto y tan públicamente de sus credenciales para el cargo, estuvo dispuesta a aceptar esta situación anómala, que equivalía a una presencia que respondiera directamente a La Fortaleza por un canal que no fuera el de ella en el Departamento de Educación? Si algo tuvo que ver, en su anuencia, el dinero que se le paga, comienza a resquebrajarse la imagen que nos ha transmitido el gobernador de estar ante una profesional de “talla global”.

En casa no tengo televisión, así que durante meses no tuve idea de a quién pertenecía la voz desentonada y agresiva que escuchaba frecuentemente en la radio. Al principio, ni siquiera pude sospechar que la que hablaba podía tener algo que ver con la educación o la cultura. Si la memoria no me falla, imaginé que Keleher era una nueva representante del PNP en la Cámara. El discurso centrado en la propia ejecutoria, las dificultades para hablar y, sobre todo, la tendencia a alzar la voz y arremeter contra el interlocutor, trajeron a mi mente un personaje de nuestro imaginario ruin: Keleher hablaba como una “parcelera”.

La abyección de la pobreza, las dificultades para abrirse camino y sobrevivir, la competencia extrema por mínimos recursos disponibles, tanto como la falta de desarrollo y la imposibilidad de ver un mundo con horizontes amplios, han construido ese tipo de mujer (y hombre, porque no constituye una categoría intrínsecamente femenina) que llamamos “parcelera”. Es la que defiende con todo lo obtenido a duras penas: la parcela de terreno invadido o la parcela de terreno obtenido por su sagacidad para ejercer el partidismo político como un oficio de pobre. Y eso se hace casi siempre sin hombres, ya sea porque desaparecieron y se desentendieron de los hijos o porque estos no sirven para nada.

Más allá de su sociología, en el imaginario del país, la “parcelera” identifica un tipo de voz y una actitud. Un verbo estridente y rayano al grito, descuidado y violento, que sabe llegar rápidamente al asunto y busca imponerse por todos los medios. La voz de la “parcelera” no escucha a nadie, no se preocupa por la corrección ni la verdad, intimida o vence con actos de fuerza. Es imposible dialogar con una “parcelera”. Su discurso está muy por lo bajo de la reflexión.

Así suena Keleher. La secretaria del Departamento de Educación no parece ni secretaria ni departamental ni educada. Quizá por ello, a la menor provocación, o mejor, a su menor irritación con el prójimo, tiende a recitar en público su curriculum vitae. En varias ocasiones, la he escuchado informar en qué universidades ha estudiado, qué títulos obtuvo, dónde trabajó, cómo enseña lo mismo en un salón de clases que por teléfono. Una vida pasada en escuelas y universidades, me ha mostrado un método prácticamente infalible para saber si alguien está preparado: la longitud de la nota biográfica es inversamente proporcional a la valía. Detallar títulos y universidades, con frecuencia pretende ocultar una falta de vida intelectual y el hecho de que apenas se ha leído desde que se desfiló con una toga. En un año, nunca he escuchado a Keleher sostener una conversación que demuestre una mente en acción, en pugna con la realidad que desea transformar para el bien de estudiantes y maestros. En cambio, una y otra vez aparece informando el número de escuelas que cerrará, muestra su ignorancia de la cultura del país sin demostrar ningún interés por conocerla o, como hiciera recientemente, trata de convencernos que 17 millones de dólares para enseñar “valores” a los estudiantes es una minucia dentro del presupuesto que maneja.

Lo más desolador en este panorama es justamente que el gobierno haya escogido a alguien como ella para dirigir al Departamento de Educación. Ese mismo gobierno ha establecido un presupuesto para el Instituto de Cultura Puertorriqueña de $16,509,000, de los cuales tan solo $9,139,000 provienen directamente del gobierno central. Simultáneamente, los mismos funcionarios permiten a Keleher la concesión de un contrato de 17 millones para enseñar “valores”, como si esto fuera posible mediante panfletos en los que aparecen animales dialogando. Los verdaderos valores se encuentran en la cultura misma (cultura que ni los funcionarios ni la secretaria parecen poseer ni comprender). Como he escrito en alguna ocasión, nadie agrede, roba, mata o se suicida, cuando lee un libro. Y lo mismo puede afirmarse de la música, la danza, el teatro, las artes plásticas y las ciencias. Brindarle a la población la posibilidad de relacionarse con la cultura, equivale inmediatamente a descubrir un banco de talento insospechado, maravilloso y transformador. Literalmente, se deja de vivir en la “parcela” y se descubre un espacio vasto y un tiempo amplio. El primero está compuesto por las culturas del mundo y el segundo por la historia.

Hace dos semanas, en mi columna de este diario, aludía a los “jibaritos” y hoy escribo de la “parcelera”. No se me esconde el hecho de que los epítetos infames que los que han dirigido esta sociedad han reservado para marcar su diferencia con los demás, con los que ubican lejos y consideran subalternos, comienzan a servir para describirlos. Si entre unos y otros existió alguna vez una diferencia, hoy, culturalmente constituyen dos estados económicos desiguales en los que se practica una ignorancia compartida. Es muy probable que la “parcelera” de un barrio marginal, tanto como la secretaria de Educación Julia Keleher, no sepan quién es Manuel Zeno Gandía, Borges, Foucault o Egberto Gismonti. Las dos fracasarían en el mismo examen, como lo harían también tantísimos hombres de verbo iletrado y violento que también son “parceleros” y ocupan altos cargos en el Capitolio y en las alcaldías.

Hace años, cuando accedió al poder en su primer mandato, el presidente francés François Mitterand dijo a sus ministros, que independientemente de sus cargos, todos debían ser Ministros de Cultura. También hace muchos años, vi a mi madre besar un pedazo de pan viejo antes de tirarlo a la basura. Fue simultáneamente una lección de valores y de belleza. Fue gratis y se transmitió en silencio, con la contundencia de un ejemplo que me ha acompañado a lo largo de la vida. Nada tuvo que ver con un turbio contrato de 17 millones de dólares ni con la voz ni la actitud destempladas de una “parcelera”.

Otras columnas de Eduardo Lalo

sábado, 15 de septiembre de 2018

La calma chica

El escritor Eduardo Lalo expone que el bipartidismo totalitario ha causado daños incontables, pero quizá uno de los más perniciosos que ha efectuado se centra en su renuencia a reflexionar y posicionarse sobre lo que es Estados Unidos

sábado, 1 de septiembre de 2018

Puerto Muerto

El escritor Eduardo Lalo indica que el PPD y PNP ofrecen como futuro un funeral eterno en que el pueblo será inmolado para acompañar en la tumba a líderes e ideales

sábado, 18 de agosto de 2018

Las maldiciones

El escritor Eduardo Lalo expresa que la enorme masa de votantes son las víctimas que a su vez han sido diseñadas para no darse cuenta de nada o casi nada

sábado, 4 de agosto de 2018

La neolengua

El escritor Eduardo Lalo expresa que el vínculo más poderoso de Puerto Rico con Estados Unidos es la neolengua. El haber aprendido a hablarla ha llevado a los puertorriqueños a la desgracia.

💬Ver 0 comentarios