José Cruz López

Desde mi perspectiva

Por José Cruz López
💬 0

Kobe Bryant: un atleta fuera de serie

A través de los años he visto atletas con habilidades extraordinarias, capaces de impactar cada partido. Algunos tienen una capacidad atlética impresionante, un sentido del juego único y otros cualidades ofensivas y defensivas especiales.

En la historia del baloncesto han pasado miles de esos jugadores destacados. Sin embargo, para ser llamado leyenda no basta con haber anotado o ganado notablemente muchos juegos y ser reconocido. Tiene que marcar una era e impactar su generación y un poco más.

Así fue Kobe Bryant. Tenía unos intangibles que acompañaban sus destrezas y cualidades físicas. Entre esos valores se destacaron su liderazgo, su caracter, su alto sentido ético, su mentalidad, carisma y responsabilidad.

Seleccionado desde escuela de superior, en 1996, como un prospecto de primer orden, debutó en la NBA a los 18 años y no le tomó mucho tiempo para dejarse sentir. Por eso, desde muy joven se convirtió en un jugador de impacto, admirado y querido por millones.

Nunca tuvo miedo a tener el balón en sus manos para ejecutar con maestría y en los momentos grandes siempre creció.

Fue admirable su dedicación y compromiso. Sus estadísticas y logros como jugador de una sola franquicia son impactantes. Kobe fue un atleta fuera de serie dentro y fuera de la cancha.

Por eso, será un ejemplo para esta y futuras generaciones. Como jugador, competidor, atleta disciplinado, compañero y padre trascendió en todos los ámbitos. Siempre respetó el juego, siendo hasta su trágica muerte un gran embajador del baloncesto alrededor del mundo. Por eso, su legado estará presente en esta y futuras generaciones. Kobe Bryant ya es un inmortal del deporte.



Otras columnas de José Cruz López

💬Ver 0 comentarios