Ricardo Santos Ramos

Tribuna Invitada

Por Ricardo Santos Ramos
💬 0

La AEE entre ejecutorias sospechosas

La decisión de la jueza Laura Taylor Swain sobre el nombramiento de Noel Zamot como Oficial de Reestructuración de la Autoridad de Energía Eléctrica pudiera ser un logro para el gobernador Ricardo Rosselló, la Legislatura, la Junta de Gobierno de la AEE y los bonistas.

Lamentablemente dicha decisión no resuelve la crisis apremiante en la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) que mantiene a la mayoría del pueblo de Puerto Rico sin energía eléctrica.  Crisis administrativa que supera la situación económica de la corporación pública.  Si la Autoridad no es capaz de ofrecer el servicio de energía eléctrica a toda la población, está condenada a desaparecer como corporación pública. 

Ricardo Ramos ha mostrado su incapacidad para dirigir la AEE, mientras el gobernador Rosselló, en forma sospechosa y contradictoria, apoya sus ejecutorias administrativas, pero le nombra un síndico para que administre las compras y contratos en la AEE.

Detrás del intento de golpe de estado en la jefatura de la corporación, prevalece el interés de lucrarse con los millones de dólares que se emplearán en la reconstrucción del sistema de transmisión y distribución de la energía eléctrica en Puerto Rico.

En agosto pasado, el director ejecutivo describió la oportunidad de hacer negocio en la AEE como “un bizcocho tan grande, el trabajo es tanto, nosotros necesitamos la ayuda de la industria privada…”. 

El secretario de la gobernación William Villafañe catalogó la actuación de la Junta de Control Fiscal como “movida altamente sospechosa de la JCF, la AEE no es un botín es movida por la avaricia”.  Mientras se pelean quien reparte “el bizcocho o el botín energético”, la mayoría del pueblo de Puerto Rico está sin electricidad.

No llegan las 3,000 brigadas prometidas por el gobernador ni los 62,000 postes, las 6,500 millas de cable, los 617,000 fusibles y los ocho millones de piezas ofrecidas por el Cuerpo de Ingenieros del ejército. No se ve la luz al final del túnel.

El Cuerpo de Ingenieros señaló que confronta problemas en la logística para albergar las brigadas.  Ricardo Ramos se excusó de las vistas congresionales la semana pasada porque trabajaba en la logística señalada. 

La incapacidad administrativa no tiene precedente, pretenden que nos resignemos ofreciendo porcientos de generación de energía, creando una ilusión óptica y mediática de la recuperación del sistema eléctrico.  Se olvidan de que el pueblo vive en carne propia la falta de energía eléctrica.  

Si no detenemos este desastre administrativo nos conducirá a la miseria.  El pueblo no puede quedarse callado, tiene que tirarse a la calle a exigirle al gobierno que tome acciones firmes, destituya a Ricardo Ramos y a la Junta de Directores, que nombre a un grupo de funcionarios capacitados y comprometidos con el servicio público, cuyo interés primario sea restablecer el servicio energético al pueblo utilizando todos los recursos disponibles.

Los alcaldes pueden ofrecer ayuda en la logística, mientras los jubilados de la AEE y los peritos electricistas del país representan un brazo de ayuda necesaria junto a las brigadas de la APAA.

Otras columnas de Ricardo Santos Ramos

jueves, 12 de octubre de 2017

Es hora de un cambio de liderato en la AEE

Ricardo Santos Ramos, expresidente UTIER, señala que el actual director ejecutivo no puede con el empuje de la crisis que el ciclón María ha agudizado en el sistema eléctrico de Puerto Rico

martes, 29 de agosto de 2017

El cierre de Palo Seco: truco pa privatizar

Ricardo Santos Ramos cuestiona la justificación del cierre de la central de Palo Seco, anunciado esta semana por el principal directivo de la AEE

💬Ver 0 comentarios