José A. Hernández Mayoral

Tribuna Invitada

Por José A. Hernández Mayoral
💬 0

La ambigüedad soberanista

La mayoría, no todos, de los que dicen ser soberanistas en el Partido Popular Democrático lo son solo de manera retórica, poética y no real. El de ellos es un soberanismo bohemio, de bandera azul celeste y verde luz, producto de un discurso ambiguo y melifluo que se queda en lo que suena bonito sin entrar en lo concreto.

Como es de victrola, su postulado central es anestésicamente oximorónico: buscar ser plenamente soberanos pero con la ciudadanía de otro soberano.

Rafael Cox Alomar trató de hacer precisar la posición soberanista en un artículo que publicó hace unos años. Cito textualmente sus palabras: “¿Y qué de los neoinde-pendentistas (autodenominados ‘soberanistas’)? ¿Están hablando de la independencia en pelo o de la inserción de Puerto Rico al modelo de libre asociación que ya existe en el archipiélago de la Micronesia? ¿Es con ciudadanía americana para los que aún no han nacido o sin ciudadanía como en aquellas islas?

¿Se instrumentará a través de un tratado susceptible a ser anulado unilateralmente por los Estados Unidos? ¿Es con transferencias federales al ritmo actual de $5.7 mil millones anuales de gobierno a gobierno y cerca de $4 mil millones directamente a individuos? ¿O por el contrario es con el esquema de la Micronesia con aportaciones temporeras restringidas a sólo seis renglones (educación, salud, infraestructura pública, ambiente y fortalecimiento de los sectores públicos y privados) que para el año 2023 desaparecerá totalmente? ¿Es con el mismo modelo de fondo de autosuficiencia de las islas del Pacífico que ha resultado ser un desastre y que está quebrado?”

Son todas preguntas necesarias, sobre asuntos que hacen incomodar a los líderes del soberanismo popular. Si rechazan al Estado Libre Asociado (ELA) por entender que tiene insuficiencia de soberanía, solo tienen dos opciones: la libre asociación o la independencia. Ellos son enfáticos en negar ser independentistas, lo que reduce sus opciones a la libre asociación. Sobre esta variante de la soberanía, las preguntas de Cox Alomar se contestan todas en el Informe del Task Force del presidente Barack Obama.

La libre asociación la define el informe como “un tipo de independencia”. Añadiendo que son pactos donde “cada nación puede unilateralmente poner fin a la asociación”.

En cuanto a ciudadanía americana bajo la libre asociación, el informe es categórico: “Los ciudadanos pueden trabajar y asistir a instituciones educativas en Estados Unidos, pero no son ciudadanos americanos”. Los que abogan por la libre asociación dicen que esa norma la aplicaron a las islas del Pacífico porque nunca tuvieron ciudadanía americana pero que a Puerto Rico le aplicarían unas reglas distintas porque la tenemos. Pero eso no es lo que dice el Informe.

Allí dice: “El Grupo de Trabajo recomienda que al momento de cualquier transición a una asociación libre, todos los puertorriqueños que son ciudadanos de Estados Unidos retengan su ciudadanía estadounidense”. Se refiere a los que en ese momento la tengan, pero no a los nuevos que nazcan. Eso lo aclara más adelante cuando dice: “no se debe privar a los actuales ciudadanos estadounidenses de su ciudadanía”. Es a “los actuales” ciudadanos, nada más.

En cuanto a ayudas federales, el informe dice que: “la libre asociación vendría acompañada por un periodo de transición en el cual Estados Unidos podría continuar proporcionando ciertos servicios y ayuda económica por un periodo de tiempo”. Como lo dice Cox Alomar arriba, son solo algunas las ayudas bajo la libre asociación y se acaban.

La mayoría de los dirigentes soberanistas en el PPD propagan su mensaje diciéndole a sus adeptos que ese no es el modelo de soberanía que promueven. Pero no queda otro. ¿En qué supuestamente creen entonces? Dicen que abogan por un “nuevo tipo de relación”, como si con invocar la frase de Frankfurter automáticamente se resolvieran las cosas.

Todo lo construyen con ambigüedades, para que aquellos que cautivan con su melodía no se percaten que le pintan un esquema de soberanía de monte y mar inexistente, que le sirve de fachada a esa libre asociación del informe de Obama.

Otras columnas de José A. Hernández Mayoral

miércoles, 22 de agosto de 2018

No están a la altura del PPD

El licenciado José Alfredo Hernández Mayoral destaca que el pueblo sabe lo que es el PPD, contrario a algunos de sus líderes

💬Ver 0 comentarios