José A. Franceschini Carlo

Punto de vista

Por José A. Franceschini Carlo
💬 0

La ansiedad tras un terremoto

Muchas personas me han preguntado sobre los efectos emocionales que puedan causar los temblores y el terremoto que Puerto Rico ha estado sintiendo, en especial en el área sur, donde han sido mucho más intensos al punto de causar daños estructurales significativos y una persona que perdió la vida. Todo fenómeno natural que  pueda afectar de alguna forma a los seres humanos causa  ansiedad, temor, preocupación, y otros síntomas emocionales.  Esa ansiedad en la mayoría de las personas es una normal o esperada.

Es de suma importancia entender la diferencia entre una ansiedad normal o esperada y una ansiedad patológica.  Luego del terremoto nos hemos quedado con mucha aprehensión.  He oído de personas decir cuando se están bañando piensan que puede ocurrir otro temblor y temen que los coja en su estado natural e indefensos. Hoy yo estaba haciendo ejercicios, se fue la luz e inmediatamente pensé que podía venir un temblor. Todas esas reacciones son positivas, porque son reacciones de sobrevivencia y no ansiedad patológica.

La ansiedad como trastorno o enfermedad mental es la más común a nivel mundial.  Se estima que un 15% de la población sufre de trastornos de ansiedad. En Puerto Rico eso equivale a unas 500,000 personas.  Para uno sufrir de un trastorno de ansiedad tiene que haber estado por seis meses con esa sensación desagradable, preocupado en exceso y sobretodo por algo que no podemos reconocer.  La mayoría de los pacientes la describen como si “algo” malo fuera a ocurrir, pero no podemos identificar ese “algo” y es como un miedo a lo desconocido.  Esto se junta con otros síntomas como la inquietud, irritabilidad, pobre concentración, cansancio o fatiga, tensión muscular y dificultad con el patrón de sueño.  Si uno tiene por lo menos tres de estos síntomas por seis meses, entonces tenemos el trastorno conocido como ansiedad generalizada.  Muchas veces estos pacientes necesitan tratamiento con medicamentos y técnicas para controlar su ansiedad y mejorar su disfunción causada por esta enfermedad mental.  Pues tiene que haber disfunción para que sea una ansiedad patológica.

Por  otro lado, cuando es una ansiedad transitoria o de poca duración, esta puede ser un trastorno de ajuste o adaptación.  La gran diferencia entre este trastorno de adaptación y ansiedad normal o esperada, es que la de adaptación causa disfunción y afecta nuestro desempeño y nos causa síntomas parecidos al de ansiedad generalizada, pero dura menos de seis meses. Y muchas veces el paciente, luego de una experiencia de trastorno de adaptación, mejora y aprende de la experiencia para enfrentar otros estresores en sus vidas.

La ansiedad normal o esperada, que ha sido un factor determinante en el desarrollo y la historia de la humanidad, es y ha sido necesaria para sobrevivir y para enfrentarnos a la adversidad o dificultades de la vida.  La inmensa mayoría de las personas actualmente siente ansiedad normal o esperada ante los eventos de los temblores que estamos viviendo.  Esa ansiedad esperada es la que nos ayuda a prepararnos, nos mantiene en estado de alerta ante la amenaza, nos ayuda a practicar lo que haríamos en caso de un evento como un terremoto.  Esa ansiedad normal o esperada no deja de hacernos sentir vulnerables, de sentir el temor o miedo de solo pensar lo que pueda ocurrir.  Por eso, la literatura psiquiátrica la reconoce como ansiedad normal, con sus síntomas típicos de taquicardia, sudoración, alta presión, jaleo en el estómago y otros síntomas más que podamos sentir en el momento.  

Lo importante es no caer en la ansiedad patológica y nos quedemos paralizados o con un miedo severo que no nos deje reaccionar adecuadamente. Ya ahí hay disfunción.  Lo más importante ahora es tener nuestra mochila y un plan adecuado ante la amenaza de otro terremoto. Practicar con su familia que cada uno haría en caso de emergencia.  Eso nos va ayudar a enfrentar el problema y nos debe dar cierta tranquilidad pues estamos haciendo lo más que podamos.  Lo peor sería que ocurriera el desastre y, por no estar preparados, tengamos pérdidas mayores. Eso es lo que debemos evitar.

Si usted o un familiar suyo esta presentando una ansiedad patológica con videncia de disfunción, debería buscar ayuda o llamar a la línea Pas 1-800-981-0023. Recomiendo guardar este número en su teléfono celular.

Otras columnas de José A. Franceschini Carlo

sábado, 29 de febrero de 2020

Inteligencia emocional para el cambio social

Tenemos que empezar a educar en inteligencia emocional y neurociencia del comportamiento para verdaderamente lograr cambios sociales significativos, escribe José Franceschini

💬Ver 0 comentarios