Rafael Cox Alomar

Tribuna Invitada

Por Rafael Cox Alomar
💬 0

La austeridad no es mágica ni resuelve

La suerte está echada. Sobre Puerto Rico se cierne, por dictamen del Congreso y su Junta de Control Fiscal (JCF), un pesado manto de austeridad.

La mesa está servida. Lo que viene es una lluvia de nuevos impuestos y una ola de recortes agresivos en el presupuesto gubernamental. Entre otras medidas, se avecinan aumentos radicales a la contribución sobre la propiedad mueble e inmueble, drásticas reducciones en el gasto público en áreas tan vitales como la salud y la educación, eliminación de todo el denso (e inefectivo) entramado de créditos contributivos a la empresa privada y subsidios a los 78 municipios, adelgazamiento agresivo del presupuesto de la Universidad de Puerto Rico (UPR) —acompañado todo esto de reducciones en la nómina y contratación pública al igual que de recortes en el pago de las pensiones de nuestros retirados.

Y mientras algunos ingenuamente celebran la certificación del Plan Fiscal como un gran logro político de esta administración, lo que tenemos que preguntarnos es si, en el contexto específico de Puerto Rico, la dosis de austeridad que hoy nos endilga el Congreso a través de la JCF nos salvará o nos hundirá aún más.

Ahí una de las preguntas más pertinentes pero muy poco ponderada por la Junta.

Si algo podemos aprender de la crisis fiscal europea, particularmente en los casos de Grecia, Irlanda, España y Portugal, es que la austeridad no es una varita mágica cuyo efecto sea uniforme en todos los lugares en que se aplica. Su efectividad y viabilidad como herramienta de trabajo dependerá de los indicadores micro y macroeconómicos de las jurisdicciones en donde se aplique.

¿Por qué, por ejemplo, la austeridad funcionó en Irlanda y no en Grecia? Porque la economía irlandesa siempre ha dependido menos del gasto público que la griega; porque la deuda irlandesa siempre estuvo sujeta a tasas de interés más reducidas que la griega; porque los irlandeses supieron aprovechar con mayor ingeniosidad que los griegos las ventajas comparativas que presuponía la devaluación de sus productos para aumentar significativamente su comercio con el exterior y, por consiguiente, hacer crecer su economía a mediano y largo plazo aun a pesar de las fuertes políticas de austeridad que le fueron impuestas a Dublín.

Lo que la crisis europea dejó meridianamente establecido es que la austeridad es problemática en países como Puerto Rico, en donde el gasto público subsidia de manera exagerada la actividad económica, en donde la deuda pública rebasa el Producto Nacional Bruto (PNB), en donde la clasificación de la deuda anda por niveles chatarra y en donde no hay acceso a fuentes de liquidez.

Cabe aclarar que en el caso europeo no hubo problema de liquidez porque de eso se encargó el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea (conocidos en colectivo como la “troika”). Aquí, no obstante, no ha habido ni parece que habráninguna inyección de liquidez del Tesoro federal, lo que hace de nuestra política de austeridad una aún más problemática que la implantada en Grecia.

Sin embargo, aún con la inyección de liquidez de la troika, la austeridad europea desembocó en niveles más altos de deuda relativos al PNB no sólo en Grecia sino además en Islandia, Italia, Portugal, Francia y España porque los recortes contrajeron todas esas economías. Sólo los alemanes se libraron de los efectos perniciosos de la austeridad dada la robustez de su economía (la más fuerte de Europa).

¿Y qué significa todo esto para Puerto Rico?

Muy sencillo.

Que sin herramientas de desarrollo económico, sin reforma energética, sin la puesta en marcha de innovaciones en nuestro diseño empresarial y sin control de las variables económicas no vamos a salir adelante. Porque la austeridad ni es varita mágica ni mucho menos bala de plata que nos vaya a librar de nuestros más feroces carceleros: la falta de competitividad económica, la dependencia extrema y el coloniaje en todas sus manifestaciones.

Otras columnas de Rafael Cox Alomar

sábado, 15 de septiembre de 2018

La eterna crisis argentina

El licenciado Rafael Cox Alomar señala que para Puerto Rico, el más reciente episodio de la eterna crisis argentina debe servir de elocuente recordatorio de que de nada sirve salir pasajeramente de la crisis para volver a caer en el hoyo nuevamente.

viernes, 7 de septiembre de 2018

El anónimo del New York Times

El licenciado Rafael Cox Alomar argumenta sobre la cuarta sección de la vigésimo quinta enmienda de la Constitución de los Estados Unidos que alude a un mecanismo para la destitución de un presidente en funciones

jueves, 23 de agosto de 2018

¿Cárcel para Donald Trump?

El licenciado Rafael Cox Alomar discute la probabilidad de un proceso de residenciamiento contra el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump

miércoles, 15 de agosto de 2018

¿Reforma constitucional en Cuba?

El licenciado Rafael Cox Alomar argumenta sobre disposiciones de la Constitución de Cuba que mantiene intactas el anteproyecto de un nuevo texto constitucional que será presentado en un referendo el próximo 24 de febrero

💬Ver 0 comentarios