Alejandro García Padilla

Tribuna Invitada

Por Alejandro García Padilla
💬 0

La autonomía es la ruta

A las crisis puertorriqueñas, apliquemos soluciones puertorriqueñas.  Los modelos importados, como la independencia y la estadidad, han fracasado y han triunfado en el mundo.  Los triunfos y fracasos han dependido, en gran medida, de la responsabilidad o irresponsabilidad de sus gobernantes.

Igual el autonomismo. El Estado Libre Asociado crecía cuando tenía gobernantes responsables como regla general y los gobernadores irresponsables eran la excepción.  Ahora bien, igual que en las repúblicas y los estados, cuando los buenos gobernantes son la excepción, es imposible que crezca.  ¿O es que van a culpar al estatus de independencia de la quiebra irlandesa, griega o argentina? ¿Acaso van a culpar el estatus de anexión de la quiebra de Nueva York o de Detroit?  ¿Es que el “territorio” tiene la culpa de la quiebra de Washington, D.C.? La culpa la tiene la deuda que se tomó irresponsablemente, y esa deuda no la tomó el estatus, la tomaron algunos gobernadores.

El domingo pasado, Rafael Hernández Colón dio un mensaje al país. Reclamó al gobierno sus posturas, criticó los acercamientos a temas inmediatos y al estatus, las formas de hacer política pública y electoral, y las maneras en que la oposición, en particular el Partido Popular, hace su trabajo.  Más importante aún, recalcó como única alternativa viable el autonomismo por medio del Estado Libre Asociado como instrumento para superar la crisis. Coincido con él.

Los puertorriqueños no queremos la independencia y, al igual que nosotros, los americanos no quieren la estadidad.  Buenas razones tienen, pues los análisis federales del efecto de la estadidad en nuestra economía demuestran que sería desastrosa.  Los méritos y deméritos están ahí, y estoy más que dispuesto a discutirlos en cualquier foro, pero con datos en la mano.   Por ejemplo, vean el más reciente informe al respecto de la Oficina de Contabilidad General, de 2014, inequívoco en sus conclusiones. Ahí están los datos que surgen de un análisis imparcial.

Señalado el asunto, salieron los críticos.  Con opiniones sin argumentos. Tratando de parecer elocuentes con ideas de 140 caracteres.  Vale una mención al respecto, pues es bueno que sepan lo que piensan los puertorriqueños cuando escuchan o leen a los que se sienten grandes por sentarse a criticar. 

Como diría Teodoro Roosevelt: “It is not the critic who counts; not the man who points out how the strong man stumbles, or where the doer of deeds could have done them better.  The credit belongs to the man who is actually in the arena, whose face is marred by dust and sweat and blood; who strives valiantly; who errs, who comes short again and again, because there is no effort without error and shortcoming; but who does actually strive to do the deeds; who knows great enthusiasms, the great devotions; who spends himself in a worthy cause; who at the best knows in the end the triumph of high achievement, and who at the worst, if he fails, at least fails while daring greatly, so that his place shall never be with those cold and timid souls who neither know victory nor defeat.”

Hay quienes hemos estado en la arena de batalla y hay quienes solo han estado en las gradas criticando.  Esos segundos, que se creen valientes por lo que escriben o por lo que dicen, son en realidad las almas frías y tímidas que no se atreven a buscar la victoria por temor a la derrota.  A pocos de ellos respeto intelectualmente.

Ahora, más que nunca, el país necesita de los primeros más que de los segundos. Yo creo que el autonomismo es la ruta.  Así lo postuló Roman Baldorioty De Castro con Luis Muñoz Rivera.  Así lo alcanzó Luis Muñoz Marín, gigante de la política y la justicia en cualquier lugar del mundo, y así lo defendió Rafael Hernández Colón. 

Para mí, a mis 46 años, conociendo la arena de batalla como muy pocos la conocen, para retomar la ruta de desarrollo económico, para seguir siendo puertorriqueños y evitar que nuestro país sea tragado por otros a quienes no les somos prioridad, la autonomía es el único camino.  Eso recomiendo y por eso me uno a las palabras de Hernández Colón.

Otras columnas de Alejandro García Padilla

miércoles, 25 de julio de 2018

La autonomía es la ruta

El exgobernador Alejandro García Padilla ara que el desarrollo del ELA está en la autonomía

💬Ver 0 comentarios