Ibrahim Pérez

Tribuna Invitada

Por Ibrahim Pérez
💬 0

La batalla por la salud pública en EE.UU.

L a histórica señal con el dedo pulgar hacia abajo del senador John McCain al filo de la medianoche del 27 de julio de 2017, hacía fracasar la revocación de Obamacare que los republicanos habían ansiado por siete largos años. Pero sabíamos que el Presidente Trump jamás aceptaría el fracaso de una de sus principales promesas de campaña y que el asunto resurgiría.

Cinco meses más tarde, los republicanos han logrado revocar, efectivo en 2019, el mandato individual, uno de los elementos más claves, pero también más impopulares, de Obamacare. Dicho mandato es el que obliga a todo individuo en Estados Unidos a poseer un seguro de salud, y de no hacerlo, pagar una penalidad económica. Como no era legislativamente viable revocar el mandato individual de manera frontal, Trump y los congresistas republicanos lo colaron en su propuesta de recortes tributarios (“tax bill”) firmado como ley el 22 de diciembre de 2017, eliminándole las penalidades económicas que tornarán el mandato inoperante.

Esa acción generará tres inconvenientes para Obamacare: los ciudadanos más jóvenes y saludables no se verán obligados a adquirir un seguro de salud, aunque quedarán desprovistos de su protección; los más viejos y enfermos lo tendrán que adquirir por necesidad médica, pero le costará mucho más caro obtenerlo; algunas aseguradoras no participarán, especialmente en las regiones más rurales, de ese mercado individual potencialmente perdidoso y dominado por beneficiarios de alto riesgo y costo.

Trump ha estado incesantemente cantando victoria por la revocación del mandato individual, hasta el punto de proclamar falsamente “que ha cumplido con su promesa de campaña, que esencialmente Obamacare ha sido revocado, que Obamacare está muerto”. El Presidente ha olvidado que Obamacare es mucho más abarcador que el mandato individual, y que la gran mayoría de sus múltiples beneficios se mantienen intactos, especialmente los dirigidos a los más vulnerables.

La revocación del mandato individual tendrá algunos efectos adversos cuando entre en vigor en 2019. Se estima que añadirá cuatro millones de estadounidenses al grupo de los que estarán sin seguro de salud durante ese primer año. Sus primas mensuales serán al menos 10%-15% más caras anualmente. Sin embargo, eso no incluye los efectos adversos de las variadas estrategias que la administración Trump ha empleado administrativamente para desestabilizar o desmantelar Obamacare desde que llegó al poder. Entre otras, ha reducido el periodo de inscripción para obtener un seguro en los centros de intercambio, ha limitado grandemente los gastos en los medios para promover la inscripción, y no ha cesado de atemorizar con su cantaleta de “inminente implosión”.

La población estadounidense apoya mayoritariamente a Obamacare. Los que ya conocen y disfrutan de sus beneficios han demostrado una gran militancia y resistencia ante las amenazas de Trump de seguirlo mutilando pasito a pasito. Es ese mismo pueblo el que ya le ha enviado el mensaje de lo mucho que valora Obamacare y que están preparados para defender su permanencia. Se anticipa que los inscritos para 2018 superarán los 12.2 millones de inscritos en 2017, un impresionante testimonio de endoso a Obamacare en su año más difícil. Particularmente dramático ha sido que las inscripciones más cuantiosas han ocurrido en cuatro estados ganados por Trump en 2016: Florida, Texas, Carolina del Norte y Georgia.

Los más necesitados están sacando la cara para desmentir los obstinados “fake news” de Trump pronosticando que Obamacare colapsará y que él vendrá con algo mejor (que nunca ha presentado). Será ese pueblo quien librará la gran batalla durante los restantes años de la administración Trump para que Obamacare sobreviva y pueda seguir cuidando y mejorando la salud de millones de estadounidenses.

Otras columnas de Ibrahim Pérez

martes, 27 de noviembre de 2018

El modelo de salud de futuro

El doctor Ibrahim Pérez señala que el plan del gobierno necesita una clasificación de estrellas como el de Medicare Advantage

jueves, 18 de octubre de 2018

La economía de nuestra salud

El doctor Ibrahim Pérez expone que nuestro sistema de salud debe retomar la ruta salubrista y operar en armonía con nuestra economía

lunes, 24 de septiembre de 2018

Preguntas sin respuestas a un año de María

El doctor Ibrahim Pérez cuestiona cómo es posible que en la emergencia del huracán, en Puerto Rico no pudiéramos proteger ni a los que suponíamos más protegidos, los pacientes encamados en un hospital

💬Ver 0 comentarios