Jon Borschow

Tribuna Invitada

Por Jon Borschow
💬 0

La bonanza de María

La fila se está formando. Todos los que se saben aprovechar, se están metiendo. Van entrando múltiples clases de oportunistas y advenedizos, y desde luego los especuladores, a comprar barato – pero esos los tenemos aquí hace rato. Entre los primeros en llegar, están los propuesteros de catástrofes. Ellos viven en la fila - no se salen nunca - pendientes de los boletines de calamidades para insertar en el encasillado apropiado, del documento pre-preparado, para el estado afectado. Le siguen los consultores, los tasadores y los ajustadores con equipos de economistas, contadores y actuarios. Como las aves de carroña: cada especie con el pico adaptado a su especialidad – cuero, músculo, hueso, cartílago - hacen su incisión en el cadáver. Todos son necesarios para desplazar el detritus del desastre.

Sin embargo, la verdadera bonanza de María va entrando a escena gradualmente. Decenas de miles de millones de dólares van a llover en Puerto Rico, y cada cual se organiza preparando un plan, una propuesta, un proyecto, una presentación, para que le toque una fracción del fantástico flujo de fondos federales. El dinero ARRA que hace una década entró y desapareció, —desapercibido en términos de su impacto— no representa ni la séptima parte de lo que va a estar llegando para la reconstrucción de nuestra isla. Con el Excel, el Power Point y el deseo se pueden crear propuestas tan convincentes…

¿Si todo proyecto es bueno porque “estimula la economía”, qué tiene de malo dar el dinero a los que estén primeros en fila y hagan propuestas bonitas? Porque, para que Puerto Rico tenga futuro, tenemos que invertir ese dinero de una manera óptima y bien alineada a la lógica y las estrategias de un desarrollo económico sostenible. Si nos ponemos a construir “cosas”, haremos felices – quizás por par de años - a los que construimos “cosas”. La pregunta clave es si esas “cosas” – sean casas alcaldía, centros gubernamentales, centros de convenciones o coliseos municipales o puentes o carreteras – son las inversiones más óptimas para nuestro modelo de desarrollo económico.

La respuesta es que cada comunidad tiene que tener una estrategia consensuada, clara y bien pensada, que tome en cuenta sus activos comunes - tangibles e intangibles - y cómo los pueden aprovechar – así sea dándole un nuevo uso - para traer renovada actividad económica y crear oportunidades. Al conocer sus recursos de valor, las comunidades pueden identificar cuáles son las cosas en las que se tiene que invertir para potenciar su valor y generar el máximo beneficio común.

A lo mejor hace falta un elemento de resiliencia energética o de telecomunicaciones para ciertas instalaciones claves; o el hospital local necesita asegurar su suplido de agua o aumentar sus reservas de oxígeno y combustible; o resulte indispensable tener un almacén a prueba de tormentas, donde la comunidad almacene equipos de emergencia. Tal vez la prioridad sea organizar un sistema de transporte, rotulación multilingüe (físico o digital) para sus visitantes-en-ciernes, o WIFI universal. Quizás estribe en convertir una escuela o fabrica cerrada en laboratorio de diseño o emprendimiento, centro para visitantes, taller de artesanos o alojamiento turístico.

Con estrategias bien pensadas, las comunidades pequeñas, grandes, rurales o urbanas pueden desarrollar proyectos dignos de consideración en la esfera federal. Algunos pueden ser regionales; otros, sea para la infraestructura de transportación, energía, agua, aguas negras o desperdicios sólidos, de impacto para toda la isla, pero todos deben estar alineados con una visión compartida de desarrollo económico sostenible e inclusivo. Si malgastamos la “bonanza” de María, habremos perdido la gran oportunidad que nos presenta esta crisis para sacudir el caparazón de un pasado que ya no funciona y transformar el futuro de Puerto Rico.

Otras columnas de Jon Borschow

viernes, 15 de febrero de 2019

Nuestra esencia mágica

Jon Borschow relata vivencias de su niñez y plantea que la esencia puertorriqueña, aunque evoluciona, permanece como legado que el mundo llega a conocer, al visitar a Puerto Rico

viernes, 18 de enero de 2019

La gran obra de Lin-Manuel

Jon Borschow expone la importancia de la lucha de los puertorriqueños en la isla y en la diaspora para encaminar la recuperación de la isla tras el huracán María y destaca la aportación de Lin-Manuel Miranda al presentar la obra “Hamilton” en San Juan

viernes, 21 de diciembre de 2018

El visitante y el destino urbano

Jon Borschow cuestiona ¿cuántos hemos dado la bienvenida con una sonrisa a un visitante y preguntado cómo la está pasando y, quizás, hasta compartir una narrativa sobre un punto de interés o experiencia adyacente para disfrutar?

💬Ver 0 comentarios