Luis Alberto Ferré Rangel

600 palabras

Por Luis Alberto Ferré Rangel
💬 0

La brecha social

E sta semana este diario dio cuenta de tres noticias que parecen no estar relacionadas entre sí. Por un lado, se informaba de una medida legislativa que recortaría fondos públicos a las organizaciones sin fines de lucro (OSFL); por otro lado se reportaba el pobre desempeño de nuestros estudiantes en las pruebas educativas PISA y, además, publicaba un detallado informe sobre la existencia de 500 puntos de drogas por toda la isla.

El hilo conductor de las tres es la desigualdad social y la brecha que sigue abriéndose en Puerto Rico. Esa es la brecha que permite que afloren puntos de drogas como hongos, esa es la brecha que intentan cerrar las OSFL de base comunitaria, y esa es la brecha que crea dos sistemas educativos y que mantiene en desventaja a los estudiantes de bajos niveles socioeconómicos.

Esa es la brecha que enfrentamos todos en estos tiempos de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF).

En pocos días, el sector de la OSFL y la Red de Fundaciones harán un anuncio importante sobre el impacto económico y social que las organizaciones comunitarias y sociales tienen en Puerto Rico, como antesala de la certificación en enero del Plan Fiscal de la JSF.

Cierto que las OSLF tienen que evolucionar y mejorar sus prácticas de gobernanza, rendición de cuentas y transparencia. Pero la brecha social no se cierra penalizándolas.

La brecha social tampoco se cierra “desarticulando los puntos de drogas”. Lo cierto es que en Puerto Rico hay más puntos de drogas que escuelas. Lo que hay que “desarticular” es la brecha social, no los puntos de drogas.

Mientras el Gobierno y la sociedad civil no se den cuenta de que lo que hace falta es un Plan de Seguridad Nacional (ver la propuesta de Agenda Ciudadana) integral y multisectorial que atienda la violencia y la desigualdad social, seguiremos empujando la piedra de Sísifo en este tema.

Y por último, donde debemos comenzar es por la educación. Las pruebas PISA nos demostraron la inmensa desigualdad que existe entre el sistema privado de educación y el público.

El punto anterior ha sido expuesto por los expertos que trabajan el Índice de Desarrollo Humano en Puerto Rico, quienes han señalado, por ejemplo, cómo esos factores sociales o la exposición a ambientes violentos aumentan los niveles de estrés y ansiedad entre los niños y perjudica su desempeño escolar. O sea, atender la educación incluye atajar la desigualdad y la pobreza, mejorar condiciones de vida de los más vulnerables.

A falta de una aspiración de país a largo plazo, el enfoque en necesidades inmediatas del mercado y la dependencia en fondos federales limitan y fragmentan el modelo educativo. La oportunidad está en desarrollar un modelo propio que incorpore iniciativas de los modelos exitosos aplicables a nuestra realidad y que asegure continuidad.

Y para eso hay que incorporar a la ciudadanía y expertos de las diversas áreas relacionadas a la educación. Más allá de líneas partidistas, esta propuesta está contenida en el Plan Decenal de Educación impulsado por Agenda Ciudadana.

La educación es base del desarrollo económico y social, y de la sostenibilidad misma del país.

Otras columnas de Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 16 de septiembre de 2018

La respuesta

Luis Alberto Ferré Rangel señala que la ética solidaria es un recurso valioso para edificar todo lo que colapsó en Puerto Rico aún antes del huracán María

domingo, 2 de septiembre de 2018

Siembra

Luis Alberto Ferré Rangel plantea que el devenir social, económico, cultural y político del Puerto Rico post María, dependerá de cómo el sector privado y el gobierno se apalancan de la experiencia, del peritaje, de la voluntad y de las redes de colaboración del tercer sector

💬Ver 0 comentarios