Astrid Díaz

Tribuna Invitada

Por Astrid Díaz
💬 0

La “Capilla de los Milagritos”

Sus ladrillos, piedras, arcos y ornamentos dejan de ser elementos arquitectónicos para convertirse en parte de nosotros mismos. Adquieren vida propia. Es como si la arquitectura de la Capilla del Cristo habitara en cada uno representando la imagen de nuestro pueblo. Si por el contrario no la tuviéramos, la añoraríamos, sentiríamos que una parte de nosotros, de nuestra memoria e historia, se perdió.

Pasar un día tras otro en la capilla del Viejo San Juan, diseñando su restauración, es vivir lo que significa para un país un monumento arquitectónico. He tenido la oportunidad única, como arquitecta, de trabajar diariamente allí y de recibir a todos los puertorriqueños, turistas y ciudadanos que la quieren y la miman como “nuestra joya valiosa”. Buscan conocer datos de este proceso histórico que le devolverá su esplendor original, entre ellos un entusiasta turista que me dirigió unas palabras que reafirman su valor: “cada vez que pienso en Puerto Rico la imagen que viene a mi mente es la de la Capilla del Cristo”.

Allí sobre la muralla sur de San Juan, esta pequeña capilla del siglo 18, no necesita solar ni pretenciosas explicaciones para ser impresionantemente grande en mística, en historia, en fervor religioso y social. Se ha convertido en el monumento más querido por todos los puertorriqueños. ¡Todos la llevamos en nuestro corazón… de ahí emana su grandeza!

Algunos le llaman la “Capilla de los Milagritos”, pues la leyenda de Coll y Toste hace alusión a un milagro que salvó la vida de un jinete desbocado y en su honor se erigió la Capilla. A partir de entonces son muchos los que le han ofrendado al Santo Cristo de la Salud milagritos de plata en forma de partes del cuerpo sanadas.  Manitas, ojitos, torsos, pulmones, niñitos, piernas, corazones, son los milagritos que a lo largo del tiempo forraron toda la bóveda interior del pequeño aposento, fundidos luego en su altar y que hoy siguen llenando sus paredes.

Sus detalles históricos-arquitectónicos, junto a sus tradiciones, son de tal magnitud, que no hay páginas suficientes para exponerlas, sin embargo, más allá de sus datos lo importante son las vivencias y sentimientos que ella genera en cada persona que la visita. Por eso decimos que la “Capilla del Cristo es de Todos” - de todos los que valoramos nuestra arquitectura y su conservación - pues estos son los proyectos que nos unen como pueblo para hacer patria. Son los mensajes positivos que necesitamos en estos momentos. Ahora más que nunca nos urge recobrar la confianza en nuestras capacidades como pueblo para enfrentar grandes retos mientras preservamos el orgullo por lo que nos distingue: nuestra idiosincrasia cultural.

El pasado mes de diciembre abrimos las puertas de la capilla con una estrella que alumbra simbólicamente a Puerto Rico, marcando el inicio de la primera fase de su restauración. Cientos de personas se apostaron frente a ella emocionadas y agradecidas por iniciar este proceso de salvarla. En mi carrera profesional he tenido la oportunidad de diseñar muchas edificaciones importantes, pero la experiencia de ver a un pueblo disfrutando con orgullo un monumento, celebrarlo y agradecer su restauración, ha sido una de las experiencias más hermosas, la cual puedo traspolar a la sensibilidad que necesitamos los arquitectos para trabajar con el entorno edificado donde habitamos para desarrollarnos plenamente como sociedad.

La Capilla del Cristo se encuentra deteriorada pues casi 300 años después su estructura está expuesta, débil. Corremos el riesgo de perderla muy pronto si no seguimos actuando para restaurarla.  Hemos iniciado este proceso, pero necesitamos que todos sigamos unidos como pueblo para culminarlo respaldando este esfuerzo a través de sus campañas pro restauración.

Por tres siglos la Capilla del Cristo nos ha cuidado a nosotros y nos ha visto crecer como país, nos toca a nosotros ahora rescatarla y cuidar de ella.

Al presente, la Hermandad del Santo Cristo de la Salud lidera la campaña de restauración. Más información puede obtenerse en capilladelcristo.org  

Otras columnas de Astrid Díaz

viernes, 14 de septiembre de 2018

Campanazo a un año de María

A un año del paso del huracán María, la arquitecta Astrid Díaz expone que, para avanzar en la reconstrucción, más allá de varillas y cemento, necesitamos voluntad, humanismo y patriotismo

viernes, 24 de agosto de 2018

Terremoto

Al documentarse nuevas fallas en nuestra zona, la arquitecta Astrid Díaz aboga por crear un Mapa de Zonas Sísmicas que guíe el diseño, el uso del terreno y la preparación de planes de emergencia más específicos

jueves, 9 de agosto de 2018

Construir sin destruir

Astrid Díaz resalta el valor de la arquitectura como herramienta para preservar nuestra historia y cultura, a la vez que crea ambientes urbanos que elevan nuestra calidad de vida

viernes, 27 de julio de 2018

Un millón de casas inseguras

La arquitecta Astrid Díaz argumenta sobre las ventajas de observar los códigos de construcción de viviendas

💬Ver 0 comentarios