Joel Acevedo

Punto de vista

Por Joel Acevedo
💬 0

La captación y retención en niños con déficit de atención

Como una película en cámara lenta donde los elementos pasan sin ser desapercibidos, asimismo es la actividad que pasa en el cerebro de un niño con déficit de atención. El procesamiento de información es lento y acompañado de una extraña y contraproducente habilidad de prestar atención a todos los detalles de lo que pasa a su alrededor.

En esa manifestación es que, irónicamente, se pierde información que se pueda consolidar en la memoria. Sucede que al procesar lento y no poder inhibir todos los elementos es difícil que tantos datos queden registrados.

El cerebro humano tiene la capacidad de prestar atención y a la misma vez de inhibir datos irrelevantes. Se dice que el cerebro adulto procesa más de 400,000 millones de datos por segundo, pero solo somos conscientes de poco menos de 2,000. Sería muy difícil ser una persona eficiente si no tuviéramos la capacidad de obviar los datos irrelevantes. Cuando alguien no puede inhibir todos esos datos sensoriales podría afectarse al punto de perder sus horas de sueño y por lo tanto rendimiento académico o laboral.

Estudios en neurociencias muestran que si el niño mejora su velocidad de procesamiento a través de ejercicios de tiempos de reacción, su capacidad de captación aumenta. Es decir, estará apto para absorber información consolidada que eventualmente puede quedar registrada en la memoria. Pero, falta un elemento clave para que ocurra el registro en la memoria. Es que además de procesar más rápido, lo cual implica menos tiempo de distracción, el niño tiene que aprender a inhibir o eliminar datos irrelevantes. Para lograrlo necesita control ejecutivo. Es la habilidad de poder eliminar esa información que no es pertinente y enfocar en lo significativo.

Ese segundo elemento se entrena a través de ejercicios que tengan implícito el control emocional. Que mientras ejecuta equis actividad, tenga que mantener control sobre su emoción. En el tenis se habla de fuerza controlada, lo que significa que el atleta tenga la capacidad de golpear la bola con máxima energía sin perder el control de la misma.

Al final del día, cuando el niño logra combinar ambas destrezas, velocidad de procesamiento e inhibición, no solo mejorará su capacidad de captación, también la de retención.

Otras columnas de Joel Acevedo

miércoles, 3 de julio de 2019

ADHD en adultos

Joel Acevedo Nieto explica el padecimiento ADHD en adultos

💬Ver 0 comentarios