Natalie Jaresko

Perspectivas de la Junta

Por Natalie Jaresko
💬 0

La clave es implantar las reformas

En su reciente decisión, la jueza federal Laura Taylor Swain refrendó la autoridad de la Junta de Supervisión de aprobar y hacer cumplir planes fiscales y presupuestos para el Gobierno de Puerto Rico y sus instrumentalidades. Por el bien de Puerto Rico, urgimos a todos poner a un lado costosos litigios y trabajar juntos en la implantación de los planes fiscales y presupuestos certificados.

El crecimiento económico en Puerto Rico comenzó a fallar en el 2006 y ha continuado en declive. En el 2015, el Gobierno anunció que la deuda total de $70,000 millones era “impagable”. Un año más tarde, el Congreso legisló la ley Promesa para facilitarle a Puerto Rico la reestructuración de la deuda y el regreso a la estabilidad fiscal. Una moratoria sobre el repago de la deuda le ha dado al Gobierno el espacio para poner la casa fiscal en orden.

Desde sus comienzos, la Junta ha trabajado para definir y asegurar la implantación de las medidas necesarias para cumplir con el mandato de Promesa de lograr la recuperación fiscal de Puerto Rico. Los huracanes Irma y María afectaron el camino a la recuperación, pero lo hemos replanteado para reflejar nuestra realidad post-huracanes, al tiempo que continuamos atendiendo las raíces de la crisis. El Gobierno de Puerto Rico y sus instrumentalidades ahora tienen planes fiscales debidamente certificados y presupuestos para el año fiscal 2019 debidamente aprobados.

Los fondos federales para la recuperación de Puerto Rico permitirán cierto crecimiento económico a corto plazo, pero esos fondos no lograrán, por sí solos, que ese crecimiento sea sostenible. Por ello, necesitamos implantar las reformas estructurales que mejorarán la competitividad del país mientras el crecimiento económico a corto plazo provee un respiro para ello.

El Plan Fiscal certificado requiere que el Gobierno ponga sus finanzas en orden, y reestructure su deuda, para que pueda recuperar la credibilidad que ha perdido debido a décadas de mala gerencia financiera, y así pueda atraer inversión, crear empleos, lograr crecimiento económico a largo plazo y devolverle la prosperidad a Puerto Rico.

La mejor manera de lograr esto es mediante:

1- La reducción razonable y sostenible de su deuda, ya que la moratoria impuesta por el tribunal no durará para siempre.

2- La implantación rápida y eficiente de las reformas fiscales y estructurales contenidas en el plan fiscal y reflejadas en el presupuesto.

Por mucho tiempo Puerto Rico ha fallado en hacer los cambios necesarios para garantizar crecimiento a largo plazo. No podemos ni debemos esperar más para implantar esas reformas que asegurarán ese crecimiento económico, aumentarán la eficiencia y transparencia del sector público, y harán a Puerto Rico más competitivo y atractivo para negocios e inversionistas.

La implantación de esas medidas —tales como adecuar el tamaño del gobierno, mejorar la facilidad de hacer negocios, invertir en capital humano, reformar políticas de beneficencia social al trabajo, y crear un programa de crédito contributivo por ingreso devengado (EITC, en inglés) para aumentar la tasa de participación laboral— apenas ha empezado. Y estos atrasos tienen la consecuencia de impactar el presupuesto certificado y causar deficiencias de fondos en las agencias durante este año fiscal.

Continuaremos trabajando para constatar progreso en la implantación de reformas. Esa implantación requiere planificación, voluntad, recursos y líderes que dirijan los esfuerzos de cambio.

También necesitamos seguir progresando en la transformación de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y en el proceso de reestructuración de su deuda. El acuerdo preliminar con los bonistas de la Autoridad, en términos significativamente mejores que los del acuerdo previo, es una buena noticia para la AEE, sus acreedores, el Gobierno y el pueblo de Puerto Rico, ya que una resolución al problema de endeudamiento de la AEE es un paso necesario para atraer capital privado para transformar la utilidad, eliminar la incertidumbre del proceso de Título III, y allanar el camino para que nuevos inversionistas recuperen su confianza en Puerto Rico. Por tanto, la AEE tendrá éxito solamente si implantamos cabalmente su Plan Fiscal para que nos permita reconstruir con resiliencia, lograr mayor eficiencia operacional en los sistemas de transmisión y distribución, y conseguir una combinación de generación de energía más costo-eficiente que permita suplir electricidad a menor costo y con mayor confiabilidad a los residentes y negocios de Puerto Rico.

Finalmente, el acuerdo final con los bonistas de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (Cofina) es un logro significativo en la resolución de la crisis de endeudamiento de Puerto Rico. El acuerdo provee para una reducción de más de 32% en el servicio de deuda de Cofina, lo que le representa a Puerto Rico unos $17,000 millones en ahorros. También ayuda a evitar litigios que cuestan tiempo y dinero, les permite a bonistas locales recibir un repago significativo y le provee flexibilidad al Gobierno para manejar el refinanciamiento de deuda en el futuro. La meta es tener aprobado un Plan de Ajuste para Cofina hacia el final de este año.

Estos avances en la restructuración de la deuda de la AEE y Cofina—que junto con el acuerdo del Banco Gubernamental de Fomento representan más del 40% del total de la deuda que hay que reestructurar —demuestran que es posible alcanzar acuerdos consensuados con los acreedores, lo cual permitirá que se recobre la credibilidad del Gobierno y se concentre el enfoque en mejorar la economía de la Isla a largo plazo.

La Junta de Supervisión sigue comprometida con adelantar la agenda de reforma hacia el balance y responsabilidad fiscal y la reestructuración de la deuda a fin de alcanzar los objetivos de Promesa y con ello dar por terminada su misión. Trabajaremos arduamente para hacer todo lo que esté a nuestro alcance y bajo nuestra autoridad. El Gobierno tiene que implantar urgentemente las reformas para lograr los resultados que el pueblo necesita. De eso depende el éxito de Puerto Rico.

Otras columnas de Natalie Jaresko

miércoles, 31 de octubre de 2018

Implementing the New Fiscal Plan

Natalie Jaresko says the local Government must commit to additional and more ambitious structural reforms in Puerto Rico

miércoles, 31 de octubre de 2018

Implantando el nuevo Plan Fiscal

Natalie Jaresko expresa que hasta que el gobierno se comprometa a llevar a cabo reformas estructurales adicionales y más ambiciosas, Puerto Rico no podrá sobreponerse a los problemas que han afectado su economía por más de una década

💬Ver 0 comentarios