Mayra Montero

Antes que llegue el lunes

Por Mayra Montero
💬 0

La columna más corta del mundo

El escritor Augusto Monterroso es conocido por haber escrito el cuento más corto del mundo. Dice así: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”.

Yo voy a hacer la columna más corta. Con efluvios de Monterroso porque, cada mañana, al despertarme, veo al dinosaurio mirándome fijamente.

El dinosaurio es el chat, y lo leí hasta donde aguanté. 

Son tontos.

Son memos.

Son fatuos.

Son no sé qué alabándose las barbas. Qué obsesión la de estos caballeros con las barbas.

El gobernador tira el pie forzado. Y a continuación los demás se lanzan, con la chacota barata y la frivolidad. Saben que si se atrevieran a escribir un comentario inteligente —que no sé si alguno sea capaz—, enseguida lo sacarían del chat por opacar al jefe. Esto es como en Corea del Norte, con los juegos de baloncesto en los que participa Kim Jong-un y su estado mayor. O las partidas de golf de ejecutivos de agencias de publicidad con sus clientes. Un publicista una vez me confesó que tenía que dejarse ganar por el dueño de una importante compañía, y que su verdadera proeza deportiva consistía en eso, en pasarse las horas tratando de hacerlo peor. 

En el chat la verdadera proeza consiste en estar todo el tiempo por debajo del nivel del jefe. Eso debe ser agotador, estar haciendo el imbécil un día y otro y otro. No todo el mundo se presta a eso, ni tiene el talento para eso. Poco les pagan, me parece a mí. Recomiendo aumentos de salario. 

Otras columnas de Mayra Montero

💬Ver 0 comentarios