Jessica I. Torres Arce

Punto de vista

Por Jessica I. Torres Arce
💬 0

La comunicación con la adolescencia en el distanciamiento físico

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la adolescencia como la etapa de desarrollo que transcurre entre los 10 y 19 años, en la que se presentan cambios fisiológicos, estructurales, psicológicos y la adaptación a los cambios culturales y sociales.

Un estudio realizado en el 2003 por la Facultad de Psicología de la Universidad de Barcelona, titulado “Estrategias de socialización que utilizan los padres y los conflictos entre padres e hijos adolescentes”, encontró como un método de prevención a los conflictos familiares que establecer una relación afectiva y utilizar normas menos rígidas con nuestros hijos e hijas puede garantizar menos conflictos y una comunicación asertiva.  

Existen varias maneras en que podemos mejorar nuestra relación con nuestros hijos/as: 

1. Intenta ser empático con tu hijo/a. Tratemos de recordar cuando éramos adolescentes y sentíamos ese continuo cuestionamiento, la necesidad de tener independencia, querer explorar cosas nuevas. Tu hijo/a está en la búsqueda de su propia identidad y es esperado que no siempre quiera seguir las reglas que le son impuestas. 

2. Intenta no ser un padre autoritario. Dialoga y utiliza técnicas de negociación para hacerlos participes en el establecimiento de reglas o normas. Esto te ayudará a mejorar la comunicación, ya que el/la joven se sentirá escuchado/a y sus niveles de autodefensa bajarán. Por otra parte, la participación que le otorgues en estas decisiones lo ayudará en su proceso de independencia y toma de decisiones.  

3. Ofrécele una estructura en la realización de tareas domésticas y académicas. Pueden utilizar una agenda o un calendario donde anoten las tareas que desean realizar como familia en la semana.  Esto te evitará la famosa “cantaleta”.

4. En el área académica, establezcan un horario de estudio para realizar las tareas con ellos/as. Utiliza medios del internet o busca redes de apoyo en amistades o familiares que puedan ayudar a tu hijo a entender la tarea. Tómalo como un espacio de aprendizaje mutuo. Lo importante es que tu hijo/a sienta que tú estás ahí.  

5. Promueve el refuerzo positivo. Halágalo cada vez que realice una conducta esperada y disminuye las quejas y críticas. Déjale saber que reconoces su esfuerzo.  

6. Tomen tiempo para compartir como familia. Este es un buen momento para conocer los intereses de tu hijo/a y establecer un diálogo más profundo y de esta manera establecer la confianza de ambas partes.  

7. Dale su espacio y tambien date tu espacio. En estos momentos de distanciamiento físico es probable que lo verás utilizando con mayor frecuencia la tecnología, ya que es el único medio que tiene para comunicarse con sus pares. Si estableces un horario para esto, no habrá problemas. Aprovecha este tiempo y dedícatelo a ti. 

8. Si hay algo que te incomoda de su conducta, busca el momento más tranquilo y dialoga con el/ella. Exprésale cómo te ha hecho sentir e intenten negociar para que no ocurra nuevamente.  

Otras columnas de Jessica I. Torres Arce

💬Ver 0 comentarios