Alberto Morales Aponte

Tribuna Invitada

Por Alberto Morales Aponte
💬 0

La conducta violenta en el escenario laboral

En varias ocasiones he tenido la experiencia poco grata de que el servicio que he recibido en alguna tienda, restaurante o negocio, no ha sido el mejor. Sé que a muchos le ha sucedido alguna situación similar por lo que se podrían sentir identificados. Esta situación o experiencia podría ser reflejo del empleado ante las pobres condiciones de trabajo en que se encuentra, de la misma manera podría ser reflejo de una sobre carga de emociones, las cuales no ha podido canalizar efectivamente.

Un empleado insatisfecho que se sienta presionado por su patrono o que no se sienta en un ambiente positivo, no se desempeñará de manera efectiva, sino que comenzará su jornada laboral contando las horas que le faltan para finalizar la misma. Las consecuencias de un empleado molesto, con niveles elevados de estrés, podrían ser desencadenar en conductas agresivas y maltrato a otros compañeros en el escenario laboral, al igual que a clientes. Además, podría verse afectada su ejecución y rendimiento laboral, de no canalizar de manera apropiada esas emociones que le afectan de manera negativa.

Por otra parte, cabe señalar que un empleado satisfecho podría sentir que su empleo es su segundo hogar, lo que no es para menos, si se toma en cuenta que en muchas ocasiones el lugar de trabajo es el sitio donde se pasa la mayor parte del día y donde los compañeros de empleo adoptan en cierto sentido ese espacio familiar. En un empleo siempre debe haber un ambiente positivo donde el empleado se sienta útil, le reconozcan su desempeño, y sienta que su esfuerzo y dedicación pueda llevarlo a prosperar en dicho lugar.

No obstante, hay causas diversas de insatisfacción laboral que enumeraré a continuación, así como los efectos de un empleado insatisfecho y recomendaciones para un mejor escenario laboral.

Algunas causas de la insatisfacción laboral pueden ser salario bajo, en relación a su desempeño y posición; jornada intensa, inestabilidad en el empleo, malas relaciones laborales entre compañeros y supervisores, pocas oportunidades de crecimiento laboral o inexistentes, condiciones laborales de temor o inseguridad, sobrecarga y compañeros de trabajo tóxicos, personas que fomentan rencillas, bochinches o constituyen grupos excluyentes.

Un empleado insatisfecho incurre en tardanzas o ausencias, abandono de tareas y suele tener altercados con otros compañeros. Además, puede presentar ineficiencia en su desempeño y hasta incurrir en sabotaje en el área laboral.

Para un mejor escenario laboral el supervisor, director o coordinador debe servir como ente de ayuda, no como ente punitivo. Se sugiere que las instalaciones deben estar limpias y seguras, con iluminación adecuada. También deben proveer al empleado lugar de descanso y relajación.

El patrono debe procurar un trato adecuado al empleado, reconocer sus beneficios, ser puntual en el pago de honorarios, motivar y reconocer las acciones positivas del personal y proveerle talleres que fomenten su mejor desempeño y salud mental

Mientras mejor trates a tu empleado y más pendiente estés de sus necesidades, mayor productivo este será, lo cual te conviene tanto a ti como a él, ya que esto se reflejará en un ambiente laboral positivo, de armonía y de más producción. De la misma manera, si eres un empleado que se sienta agobiado, estresado y no sepas como canalizar los niveles elevados de ansiedad, coraje o depresión, entonces debes buscar ayuda a través de un profesional de la conducta (psicólogo), para que canalices de manera apropiada esas emociones que no te dejan vivir en paz. Recuerda que todo en la vida tiene solución, solo debes actuar buscando la ayuda correcta.

Otras columnas de Alberto Morales Aponte

💬Ver 0 comentarios