Nathalie Fuentes Ortiz

Punto de vista

Por Nathalie Fuentes Ortiz
💬 0

La controversia de las famosas mascarillas

En los últimos días ha surgido un debate intenso sobre los beneficios del uso de las mascarillas. Al principio de la pandemia de COVID-19, autoridades de salud pública decían que no, que las mascarillas eran solo para los profesionales de la salud, los enfermos y sus cuidadores. Recientemente, un número creciente de expertos, incluyendo el Task Force médico y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) comunicaron que favorecen el uso de mascarillas, incluyendo las caseras. Pero ¿por qué tanta controversia?

Hay dos razones principales que explican las posiciones contradictorias sobre el uso de mascarillas. Primero, existen pocos estudios científicos que evalúen con rigor la eficacia de las mascarillas entre la población general para limitar los contagios del COVID-19. Una parte importante y crucial del proceso de la ciencia es que se hagan estudios rigurosos y robustos, revisados por pares, para confirmar la eficacia de un tratamiento o procedimiento antes de ser publicados. Dada la novedad del coronavirus SARS-CoV-2, estamos viendo el proceso de la ciencia desarrollarse aceleradamente ante nuestros ojos.

Segundo, es que hay déficit generalizado de mascarillas entre las personas que más las necesitan, como lo son los profesionales de la salud y los pacientes. En gran parte, la resistencia a recomendar el uso de mascarillas para la población general se debe al temor de que creara una escasez de mascarillas médicas, algo que desafortunadamente ya está sucediendo. 

A pesar de que el gobierno de Puerto Rico ha recomendado e incluso requiere el uso de mascarillas caseras para cuando sea necesario salir de casa, la falta de información específica y detallada sobre el uso de mascarillas en lugares públicos ha generado una gran confusión entre los puertorriqueños. Es preocupante que, en su informe publicado el 31 de marzo de 2020, el Task Force recomiende el uso de mascarillas sin una explicación clara, pues puede crear una sensación falsa de seguridad entre los puertorriqueños. Esto llevaría a la ciudadanía a bajar la guardia en cuanto a las medidas de eficacia demostradas, como la higiene de manos, el distanciamiento de seis pies entre personas y quedarse en casa. 

Peor aún, el informe incita al uso de las mascarillas caseras sin describir qué materiales deben usar, cómo hacerlas, cómo usarlas, cómo lavarlas, cómo desinfectarlas y sobre todo, sin detallar la realidad de lo que se conoce sobre su efectividad. Si bien es cierto que las mascarillas caseras ofrecen una eficacia considerablemente menor que las mascarillas quirúrgicas, serían de utilidad siempre que los puertorriqueños las usen adecuadamente y sigan aplicando las medidas de seguridad recomendadas de higiene y el distanciamiento social. 

Exhorto al Task Force a revisar su informe o a establecer una guía detallada con instrucciones claras y precisas sobre el manejo de mascarillas caseras, sus ventajas y desventajas, y el uso adecuado de mascarillas en lugares públicos. Sería de gran ayuda incluir diagramas y videos que de igual forma faciliten la educación de nuestros pequeños y de las personas de edad avanzada. Sobre todo, es crucial que los miembros del Task Force y otros oficiales de gobierno modelen el uso apropiado de las mascarillas. En varias ocasiones los hemos visto removerse las mascarillas durante o justo después de conferencias de prensa. Mientras, invito a los lectores a explorar los tutoriales del CDC sobre cómo crear y usar mascarillas caseras correctamente https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/prevent-getting-sick/diy-cloth-face-coverings-sp.html.

Otras columnas de Nathalie Fuentes Ortiz

💬Ver 0 comentarios