Francisco Moscoso

Tribuna Invitada

Por Francisco Moscoso
💬 0

La corrupción ha destituido gobernadores en Puerto Rico

A lo largo de la historia de Puerto Rico, gobernadores han sido cambiados o depuestos por los poderes imperiales – España, seguido por Estados Unidos – que han dominado al país. El capitán conquistador, Juan Ponce de León, fue nombrado y removido del cargo en 1509 y 1511 por  lo pactado por la Corona con Cristóbal Colón y su hijo heredero don Diego respecto a la gobernación. Al propio almirante descubridor los Reyes le propinaron un golpe de estado (el primero en la historia de América) para colocar la colonización bajo control de la monarquía, en 1500.

Tras cinco años al mando de la colonia, de 1514 a 1519, el licenciado Sancho Velázquez fue despuesto y sometido al rutinario Juicio de Residencia (inspección de los desempeños de los gobernadores y sus oficiales). Su administración rompió el corruptómetro con sus manejos de los repartimientos de indios y extorsiones a los vecinos. Murió en la cárcel de la Inquisición en San Juan, antes de concluir el juicio.

En el siglo 17, el gobernador Gaspar Martínez de Andino, en el cargo de 1683 a 1690, y su sobrino Baltasar de Andino, fueron enjuciados por practicar el contrabando con los rivales holandeses de España, con una red entre San Juan y Curazao. Todos los goberbadores durante el siglo 17 tuvieron manejos serios o menores con la economía de conrabando.

Durante el siglo 18, los gobernadores Francisco Danío Granados (que tuvo dos turnos), entre 1706 y 1720, terminó preso por varios años en el El Morro por contrabando. Y, Matías de Abadía, con una larga administración prorrogada de 1731 a 1743, transformó La Fortaleza en un centro de operaciones de una vasta red de contrabando en el Caribe. Este se salvó de castigo al morir antes de que se le practicada el juicio (que se hizo póstumo).

Durante el siglo 19, la Corona cambió con frecuencia los gobernadores, y en casos de manejos turbios, los exoneraron con reprimendas o multas menores. Pero un caso notorio fue el del general Romualdo Palacio, quien dirigió una represión feroz contra los movimientos independentistas y autonomistas para intentar frenar un boicot comercial a los españoles. Luego de hacer el trabajo sucio (con encarcelamientos, torturas y asesinatos), en lo que se ha llamado el Año Terrible de 1887, y tras las protestas del liderato criollo y del pueblo, fue destituido y cambiado por otro general.

La Guerra Hispano-Americana de 1898 ha sido el golpe mayor entre las potencias imperiales que, sobra decir, colocó a Puerto Rico bajo la dominación de Estados Unidos, a la fuerza. Durante el medio siglo de coloniaje directo, de 1898 a 1948, uno de los gobernadores ineptos como Emmet Montgomery Reily (al que el pueblo llamaba Moncho Reyes), nombrado en 1921, tras muchos econtronazos con el liderato de los partidos de Puerto Rico, renunció asu cargo en 1923. Otros, como el general Blanton Winship, al mando de 1934 a 1939, tras comandar la represión del nacionalismo y tornarse problemática su presencia, fue reemplazado por el almirante Leahy en vísperas de la Segunda Guerra Mundial. Esto es solo una muestra para dar algunos ejemplos. 

Desde 1952 al presente, la administración de la colonia de Puerto Rico ha estado en manos puertorriqueñas. Y los cambios de gobierno se han dado como resultado de los procesos electorales. Todo bajo la soberanía de Estados Unidos. 

No obstante, lo que Puerto Rico está viviendo actualmente es inédito en su historia. El clamor popular y general por poner fin al gobierno de turno antes de terminar su mandado es nuevo. La exigencia de renuncia inmediata del gobernador, por todo lo destapado de la corrupción y la falta de respeto a todos - renuncia obligatoria e inminente- , es el resultado de otra forma de revolución, que no necesariamente y siempre tiene que ser violenta: la revolución ciudadana que el pueblo está protagonizando.

Otras columnas de Francisco Moscoso

domingo, 21 de julio de 2019

El Grito de Renuncia

Francisco Moscoso señala que la dirección de la Cámara de Representantes y del Senado han dado muestras de pusilanimidad y vacilación ante el reclamo del pueblo de la renuncia del gobernador

viernes, 28 de junio de 2019

La UPR se hunde

El catedrático Francisco Moscoso indica que la UPR se viene achicando en su cuerpo docente, no docente administrativo y de trabajadores de mantenimiento

💬Ver 0 comentarios