Raymond Pérez

Tinta Boricua

Por Raymond Pérez
💬 0

La culpa no es huérfana… es de los ponchadores

De seguro el comisionado de las Grandes Ligas jamás probó el famoso ponche de la abuela que incluía un huevo batido, algo de azúcar y un juguito de uvita Welch.

Reponía al peor de los enfermos y creo que a Manfred le hubiese fascinado.

Eso sí, en estos días, no tolera los que consiguen los derechos de Houston y Minnesota, Justin Verlander y José Berríos, o el zurdo de Boston, Chris Sales.

Esos le sacan la bilis a Manfred, que ahora señala a los grandes ponchadores como los culpables de la baja asistencia que hay este año en (MLB), que atraviesa por la sequía de fanáticos más grandes desde el 2002, según Prensa Asociada.

Manfred busca agilizar el béisbol en las Mayores, es decir que dure menos de las 3 horas 10 minutos que promedia.

Y la pasada semana dejó entrever que el actual juego moderno es culpable por la baja asistencia a los estadios, ya que los fanáticos quieren ver un partido de mucho bateo, más carreras y menos ponches.

A juicio de Manfred, las contantes estrategias de nuevas y variadas alineaciones, el uso del shift para bateadores zurdos, la especializada estructura del cuerpo de lanzadores, iniciadores y relevistas, que están promediando 17 ponches por partido y hace que temibles bateadores luzcan como fieras sin dientes, atenta contra el béisbol y la asistencias de fanáticos.

Ya Tony Clark, el presidente de la Asociación de Jugadores, y Manfred, tuvieron sus encontronazos por esto.

Y Manfred está clarísimo, igual que los dueños de equipos.

“Hay un consenso entre los dueños de que debemos tener una conversación muy seria sobre realizar cambios a la manera en que se está jugando. Les puedo decir lo que le preocupa a la gente: Creo que el tiempo entre poner la pelota en juego, el número de ponches y, en menor medida, el número de jonrones, la importancia de las alineaciones especiales y lo que le han causado el juego, el uso de los relevistas y la manera en que se utilizará a los abridores”, dijo a AP.

A la fecha del Juego de Estrellas, los ponches (24,537) superaban los hits (24,314) por primera vez. Asoma una marca de ponches por 12da temporada consecutiva. El promedio de 17 por juego (2018) supera los 12.6 del 2005. El promedio actual de bateo de .247 sería el más bajo desde 1972.

Se han realizado 20,587 alineaciones especiales en pelotas en juego, según Baseball Info Solutions, y la proyección es de 34,668 — un aumento del 29.8% respecto al año pasado. Por ejemplo, la estrellas de los Nacionales, Bryce Harper, apenas bateaba .214 para el Juego de Estrellas.

AP destaca que la asistencia promedio de 28,568 es menor a los 30,159 que se registraron en promedio a estas alturas del año pasado, en donde la cifra final fue de 30,042. Grandes Ligas no ha estado por debajo de los 30,000 espectadores desde 2002.

Y Tony Clark y la matrícula que dirige levantó bandera roja…sin descartar un paro.

Otras columnas de Raymond Pérez

martes, 18 de septiembre de 2018

Los lanzadores ambidextros son una rareza en el béisbol

Quienes hayan leído el libro El camino a casa…mi vida con los Yankees, del exreceptor de Nueva York, Jorge Posada hijo, saben por las duras situaciones que pasó en su adolescencia en su meta por convertirse en un jugador de Grandes Ligas, bajo ‘el látigo implacable’ de su padre.

martes, 14 de agosto de 2018

Los nerds están matando el béisbol

Juan “Igor” González fue claro al definirse como dirigente de Puerto Rico en el béisbol de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia: “(Soy) un dirigente que trabaja con las cosas pequeñas del béisbol, esas que a veces ya ni se usan. Si tengo que tocar para adelantar un corredor, lo haré, un bateo y corrido, que si robar una base, traer un zurdo contra un zurdo, etcétera… Así es que yo juego esto, combinado, claro está, con la pelota moderna. Pero, lo importante es hacer carreras como sea. Así dirijo”.

💬Ver 0 comentarios