Eduardo Villanueva

Punto de vista

Por Eduardo Villanueva
💬 0

La cúspide contra el crimen

Nuevamente se anuncia una cumbre para combatir la criminalidad en Puerto Rico. La manera en que se conceptualiza y se comunica al público, revela que harán lo que en el pasado han hecho, resultando ineficiente e improductivo. Insisten en lo que he dado en llamar por años, un enfoque gerencial. Más policías, más armas de largo alcance, integrar la guardia nacional y la creación o conceptualización de nuevos delitos, con penas más severas. 

Ernesto Chiesa l y Ernesto Chiesa ll, distinguidos penalistas, declararon en fechas recientes ante la legislatura, que se ha probado en diversos estudios de campo y de medición, que aumentar las penas y el encarcelamiento de convictos de delito, no tiene el efecto disuasivo que se espera con esas medidas.

En un libro que publiqué, en el 2011, titulado “Hacia una visión totalizadora de la profesión jurídica”,  se entrevistó al fiscal general de entonces, Obdulio Meléndez, quien señaló que de los delitos cometidos, se esclarecía escasamente el 25%. Eso significa, como han dicho varios estudiosos del tema, que los delincuentes incurren en delitos graves porque saben que difícilmente van a resultar acusados y convictos. 

El problema no está en que los jueces sean lenientes, ni que el Estado no logre convicciones una vez acusa. Se ha señalado que la estadística promedio es que el 75 % de las vistas preliminares o en alzada, terminan en causa probable y un porciento similar de los que ven su caso, resultan culpables. El problema está en la etapa investigativa y los recursos del estado para identificar a los responsables de diversos delitos graves. Es certero señalar que la etapa investigativa es muy deficiente por falta de recursos y de preparación adecuada de los que investigan.

En un foro celebrado en abril del 2019, el economista Francisco Martínez reseñó datos sobre la pobreza en Puerto Rico, a saber:

“El ingreso promedio anual de un hogar en la isla es de 19,775 dólares, mientras que el de Misisipi es de 42,009”. Martínez destacó, además, que al analizar la tasa de pobreza por género y grupo de edad en la isla, las mujeres siguen encabezando las estadísticas de pobreza, en especial las más jóvenes. En esa misma línea, expresó que en el renglón de 17 años o menos, el 57 % está bajo los niveles de pobreza”.

En un estudio realizado por la doctora Dora Nevares, en 2015, se señala lo siguiente: Los factores familiares que rodean a menores transgresores(as) son muy variados, e incluyen desde problemas de violencia doméstica entre sus progenitores, ser víctima de maltrato hasta historial familiar en uso de drogas, condiciones mentales y conducta delictiva. El ambiente familiar como factor de riesgo estuvo presente en la gran mayoría de los y las menores del estudio con un 93.6% en varones y un 96.0% en féminas”.

Añádase a estos datos, la alta deserción escolar, el empleo a tiempo parcial y los bajos salarios en dichos empleos que condenan la gente a la pobrezadel entorno familiar. Parte del análisis es la desmoralización de la clase magisterial, de la Policía, y de los trabajadores sociales, por la pérdida de derechos adquiridos y la subestimación del Estado hacia estas profesiones. Estos elementos son caldo de cultivo para la criminalidad creciente en Puerto Rico. Las causas del crimen son múltiples y complejas. Tienen un alto contenido la enajenación, la falta de autoestima, que produce la pobreza y el coloniaje en Puerto Rico. Penas más altas, más policías y equipo represivo, solo nos llevaran a la cúspide de fracaso, como decía, certeramente, Tavín Pumarejo

Otras columnas de Eduardo Villanueva

miércoles, 6 de noviembre de 2019

Johnny Rullán, un guerrero de la vida

Muchos como el Dr. Rullán saben dar la buena batalla y también comprenden cuando llega el fin. Entonces la vida, que fue luz y llama, se va extinguiendo y el valor requiere que lo aceptemos serenamente, escribe Eduardo Villanueva

miércoles, 16 de octubre de 2019

El Tribunal Supremo Federal y nuestro destino

El imperio de la ley para ellos no es trato igual ante la ley, ni la protección a la dignidad del ser humano. El criterio rector es lo que dicte el Congreso federal, sostiene Eduardo Villanueva

jueves, 10 de octubre de 2019

La libertad y la vigilancia del pueblo

Puerto Rico no puede darse el lujo de dejar en manos de la Policía y de agencias represivas la vigilancia y la garantía de derechos tan preciados como son la libertad de prensa, de asociación y de expresión, argumenta Eduardo Villanueva

💬Ver 0 comentarios