Valeria Caraballo Couret

Punto de Vista

Por Valeria Caraballo Couret
💬 0

La disfagia y los pacientes de COVID-19

Un paciente con COVID-19 intubado de forma prolongada y sedado al igual que el paciente típico en las unidades de cuidado intensivo con ventilación invasiva está en riesgo de sufrir alteraciones cognitivas y síntomas neurológicos, desorientación y delirio.

Esos pacientes tembién pueden presentar nivel de atención disminuido, conciencia alterada, baja sensibilidad intraoral, faríngea y laríngea, retraso en el reflejo del tragado y puede persistir la dificultad para coordinar la respiración y la deglución (Brodsky, et al., 2020, p94). 

En el caso de personas diagnosticadas con COVID-19, otros síntomas que se han estado documentando son la pérdida del sentido del olfato y el gusto, lo cual alteramás el proceso de alimentación, impactando el estado nutricional de la persona.  

En el Hospital de Mataró en Barcelona España, realizaron un estudio recientemente en donde indican que el 55% de los pacientes con COVID-19 desarrollaban disfagia. Es condición es definida por la Asociación Estadounidense del Habla y la Audición (ASHA) como la dificultad para realizar el proceso del tragado desde la boca hasta el esófago, producida por alteraciones anatómicas y/o a nivel funcional. La entidad hace referencia específica a disfagia/trastornos de deglución.

Al respecto, es importante considerar que el sistema respiratorio juega un papel protagónico en el tragado ya que es necesario un patrón de respiración y tragado adecuado para evitar la aspiración. La aspiración ocurre cuando el alimento, saliva, líquido o vómito pasa hacia los pulmones o las vías respiratorias.  

En el estudio en España, documentaron que debido a la alteración crítica del estado respiratorio y la fragilidad del paciente con COVID-19 es necesaria una intervención preventiva y temprana desde que el paciente llega al hospital con modificaciones en su dieta. 

Las intubaciones prolongadas afectan directa del sistema fonatorio disminuyendo la posibilidad de una comunicación verbal luego de la extubación. Existe evidencia científica, la cual respalda el uso de Comunicación Alternativa y Aumentativa (CAA) como los tableros de comunicación en pacientes conscientes con ventilación mecánica o extubados, esta ha contribuido a facilitar la comunicación y disminuir la ansiedad de los pacientes durante la hospitalización (Hosseini et al, 2018). 

En respuesta a esta situación la Organización Puertorriqueña de Profesionales del Habla-Lenguaje y Audiólogos ha realizado un Cuaderno de CAA especialmente diseñado para pacientes COVID-19. El cuaderno se está utilizando en varios hospitales fuera y dentro de Puerto Rico. El documento puede obtenerse al escribir a nuestra entidad al correo electrónico: [email protected] 

Con estos datos y las posibles secuelas a largo plazo del paciente con COVID-19 se hace muy necesaria la intervención del Patólogo del Habla y Lenguaje junto al equipo multidisciplinario de cuidados intensivos. Cabe señalar que se han postulados unas precauciones generales para los servicios de Patología del Habla y Lenguaje y sus funciones de evaluación y tratamiento, dado a que está contraindicado en pacientes COVID-19 realizar evaluaciones instrumentales del tragado y/o trasladarlo para realizar otras evaluaciones como radiografías o videofluoroscopia de la deglución (VFSE). Esto limita las evaluaciones objetivas en los pacientes COVID-19, por lo que se recomienda documentar las limitaciones en las evaluaciones clínicas; estimar niveles de riesgo y una sospecha de disfagia, además, el determinar el tipo de consistencias o texturas de la dieta inicial y las posibles consecuencias en su estado del tragado posteriormente debe ser una decisión junto a un equipo multidisciplinario.


Otras columnas de Valeria Caraballo Couret

💬Ver 0 comentarios