Paul E. González

Buscapié

Por Paul E. González
💬 0

La dolorosa

En primavera todo florece, el amor se siente en el aire y es la temporada estipulada por ley para someter a Hacienda las contribuciones que tenemos que pagar. Aunque duela en el alma pagar al gobierno una suma de nuestro trabajo durante un año, es importante entender lo imprescindible que son estas contribuciones personales o corporativas para el funcionamiento de servicios esenciales del país.

Con las contribuciones de todos nosotros el gobierno central tiene como meta ejecutar funciones básicas para el bienestar del colectivo como el suministro de agua, luz y mantenimiento de infraestructura, entre otros. Las aportaciones varían por persona o negocio, pero la proporción, que es un tema más complejo, será para otro día.

Por ahora destaco que cada vez que se acerca más el 15 de abril, la obligación de pagar nos drena física y mentalmente. Considero que nuestra aportación debería estar afinada paralelamente con los servicios que ofrece el gobierno a nivel central y municipal para todos. Sin embargo, aquí hay una gran desconexión.

Las interminables filas en las agencias estatales, las carreteras “aboquetadas”, los altos costos energéticos, lo anticuado del sistema de permisología, la corrupción, los absurdos contratos a amigos talentosos, entre otras situaciones, hacen penoso tener que aportar con nuestro sudor a un sistema que no está calibrado bien para el pueblo.

Es contraproducente tener que pagar por servicios que no nos dan y, en cambio, lo despilfarran sin consecuencia inmediata alguna. También es muy doloroso contribuir al pote general cuando una mayoría vive del cuento y no aporta nada, pero comparten los mismos beneficios de los contribuyentes.

Esto no es un llamado a la anarquía y a no pagar lo que nos corresponde, se trata de crear presión para ajustar el sistema de forma que responda acorde con lo que nos toca. Es necesario poner en la lupa toda la trayectoria del dinero, desde la entrada hasta en qué termina usándose cada aportación que hacemos. Urge transparencia y justicia social para lograr los cambios que necesitamos.


Otras columnas de Paul E. González

martes, 23 de julio de 2019

¡Qué lindo es luchar por lo nuestro!

Paul E. González indicó que con el paro nacional de la indignación, los puertorriqueños nos levantamos a juntos reescribir la historia de Puerto Rico

viernes, 28 de junio de 2019

Una generación cansada

Si queremos un país diferente y libre de tanta corrupción, tenemos que comenzar por cambiar nosotros mismos primero, expone Paul González

viernes, 21 de junio de 2019

Invertir en la gente

Paul González Mangual sugiere seguir la política adoptada por Portugual, centrada en invertir en la gente productiva, para impulsar el desarrollo del país

jueves, 23 de mayo de 2019

Mi pelo de blanco

Paul González reflexiona sobre el potencial de los Millennials

💬Ver 0 comentarios