Mariel González Mendoza

Desde la Diáspora

Por Mariel González Mendoza
💬 0

La edad

Por los pasados 12 años, mi práctica médica se ha concentrado en atender mayormente a pacientes geriátricos, es decir, personas mayores de 65 años. Durante este tiempo he aprendido que la edad es un concepto relativo, especialmente cuando a la salud se refiere.

Casi semanalmente, escucho algún comentario por parte de alguno de mis pacientes geriátricos (y hasta no geriátricos) quejándose de que finalmente se sienten viejos.

Aunque he escuchado este tipo de comentarios repetidamente por muchos años nunca dejan de sorprenderme.

De hecho, la sorpresa más grande me la llevé la semana pasada, cuando un paciente de 93 años me dijo: “Creo que ya, por fin, me estoy poniendo viejo”.

Contrario a este paciente, muchos lo reconocen varias décadas antes de llegar a los 90, especialmente cuando ya no se pueden disimular las arrugas y hay que ocultar las canas.

Al escucharlo, obviamente me quedé callada, pero me puse a analizar el comentario, no desde la perspectiva biológica, sino desde la perspectiva médica y emocional.

Biológicamente todos estamos predestinados a envejecer y ese proceso, aunque hoy lo podemos retardar por medios naturales y artificiales, es imposible detenerlo.

Sin embargo, no todos envejecemos de la misma manera. A algunos, ya sea por razones genéticas, psicosociales, nutricionales o ambientales, les toca a edades más tempranas padecer de enfermedades que erosionan su salud física, mental y emocional, haciéndoles “envejecer” más rápido que alguien que no haya padecido de ese tipo de condiciones. Es por eso que a veces, en un mismo día, puedo atender a una señora que en sus ochenta tenga más vitalidad que otra, que esté solo en sus sesenta.

Mi paciente de 93 años ha tenido la dicha de gozar de salud la mayor parte de su vida y no es sino hasta ahora que comienza a sentir achaques “propios” de la vejez. Debe considerarse afortunado. Ya quisiera yo poder decir lo mismo cuando llegue a los noventa…si es que llego.


Otras columnas de Mariel González Mendoza

💬Ver 0 comentarios