Ana Helvia Quintero

Tribuna Invitada

Por Ana Helvia Quintero
💬 0

La educación en la era de la inteligencia artificial

En un artículo anterior planteé la necesidad de transformar la Universidad de Puerto Rico. Ahora bien, algunos de los cambios que propongo no se limitan a la UPR, sino que deben ser considerados por las instituciones educativas, desde elemental hasta el nivel universitario.

A través de la historia se han dado varias revoluciones en la naturaleza del trabajo. La mayor parte de ellas conllevaron oposición y discordia ante la pérdida de empleos al implantar nuevas tecnologías. Por ejemplo, las protestas de los artesanos ante la industrialización y la producción en masa. Ante la pérdida de empleos, considero que la actitud más saludable es la de Suecia. Su lema no es salvar empleos, sino a los trabajadores. Entienden que con la nueva tecnología, a la vez que se pierden empleos, surgen oportunidades, y lo que se requiere es reeducar a las personas. Así la educación es fundamental para prepararse ante los cambios en la tecnología.

¿Qué tipo de educación necesitamos para los cambios de hoy? Hoy estamos viviendo la revolución de la robótica y la inteligencia artificial, donde la tecnología cambia continuamente los empleos. Las nuevas herramientas, permiten también formas de análisis, como “big data”, que facilita analizar grandes volúmenes de datos trayendo cambios sobre cómo se realiza la investigación. La tecnología también ha facilitado el intercambio internacional promoviendo un ambiente cada día más diverso y global. A su vez, la complejidad de los problemas y las posibilidades hace que cada día sean más necesario los enfoques interdisciplinarios para resolver los problemas y generar alternativas.  ¿Están nuestros ofrecimientos preparando a los estudiantes para estas nuevas realidades?

Si bien el aprender contenido sigue siendo tan importante como siempre, tenemos que estar conscientes que gran parte del contenido que el estudiante aprenda en la escuela o universidad, puede estar obsoleto cuando se gradúe. Por tanto, se necesita una educación por vida. Esto, junto al cambio continuo de la tecnología, requiere que se repiense la organización de las entidades educativas.

Para comenzar, los programas de estudio desde la escuela superior se deben diseñar en colaboración con la empresa. Los países en los cuales el sistema educativo mantiene una relación de colaboración con las empresas mantienen los niveles más altos de empleo. En estos, desde la escuela superior el estudiante combina el aprendizaje en la escuela con el aprendizaje en el trabajo, aprendiendo así lo último en la tecnología.

Además de la colaboración con los lugares de empleo, los programas universitarios se deben rediseñar en bloques modulares que atienden la diversidad de alternativas y puedan adaptarse rápidamente a cambios en las mismas. Estos bloques se pueden combinar de forma que constituyan los grados tradicionales permitiendo una mayor cantidad de permutaciones y combinaciones de acuerdo al interés del estudiante y las posibilidades de empleos.

Por ejemplo, estudiantes con un primer bloque en estudios ambientales podrían continuar un segundo bloque en su área de especialidad; así uno que interese las leyes ambientales, tomaría el segundo bloque en estudios relacionados con las leyes, otra que quiera ser investigadora científica ampliaría sus estudios de ciencia, uno que quiera ser periodista tomaría su segundo bloque en comunicación.

La organización modular también permitiría que personas que ya están trabajando y necesitan nuevas herramientas, tomen el bloque que le ofrezca las mismas, y no tengan que repetir un nuevo grado. Así, un estadístico que necesite las herramientas de “big data” tomaría el bloque que lo prepare en esa área, junto a un investigador en medicina que también necesite esa nueva herramienta. Facilitaría que la universidad fuese una de educación por vida.

Junto a estos cambios de organización, también se deben dar cambios en lo que se enseña y cómo se enseña. Analizaremos esto en un próximo artículo.

Otras columnas de Ana Helvia Quintero

lunes, 15 de enero de 2018

A transformar la UPR

La profesora Ana Helvia Quintero adelanta que un grupo de académicos ha logrado unos consensos sobre cambios que se deben dar para atender la situación fiscal de la UPR sin comprometer la misión de servir al país

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Autonomía para las escuelas

La profesora Ana Helvia Quintero aboga por más autornomía para las escuelas en Puerto Rico.

💬Ver 0 comentarios