Emilio Pantojas García

Tribuna Invitada

Por Emilio Pantojas García
💬 0

La educación es un valor

En estos días en que predomina el fundamentalismo de mercado como criterio y medida para todas las cosas, recuerdo que crecí escuchando y pensando que la educación era un valor. No una mercancía valorable en dólares y centavos, sino una virtud deseable y respetable, valorada como cualidad trascendental. El conocimiento y la razón son la base de la moral y la estética. Que traducido a lenguaje contemporáneo significa que son fundamentales para el disfrute de la vida a plenitud, porque “no sólo de pan vive el hombre”.

Es curioso que en Puerto Rico la noción de la educación como un valor y no un privilegio estuvo asociada a la colonización norteamericana. Bajo España, esa “madre patria” que algunos añoran, la educación fue un privilegio de minorías adineradas. El gobierno colonial de Estados Unidos en Puerto Rico se trazó como objetivo eliminar el analfabetismo y educar a la población en general para “elevarla” al nivel que eventualmente permitiría su asimilación a la cultura norteamericana. En las primeras tres décadas de este siglo se construyó un sistema de “instrucción pública” que cubrió todo el país y que se ancló en la Universidad del estado, fundada como escuela normal para la preparación de maestras/os.

Si bien esa gran empresa educativa tenía como objetivos simultáneos adiestrar una fuerza trabajadora productiva y americanizar a los puertorriqueños, también abrió el camino hacia la modernidad populista que lideró el Partido Popular Democrático. Luego de la segunda guerra, sobre ese sistema de educación pública que alcanzó cada rincón de la isla, Puerto Rico se convirtió en una colonia “post colonial” cuyo nivel de vida era mejor que el de los países vecinos, aunque por debajo del nivel de la metrópoli.

Además del sistema de educación pública, se desarrollaron sistemas de educación privada bajo los impulsos misioneros protestantes y la vocación educativa de órdenes católicas. Esa red de educación privada no se limitó a los privilegiados sino a la emergente clase media que accedía a la gran institución de educación superior, la Universidad de Puerto Rico. Esta era otra gran institución de educación pública con una misión democratizante y socialmente “igualitaria” que sirvió de puente a la emergente clase media.

¿Dónde se perdió esta visión de la educación como valor y se convirtió en privilegio, mercancía privatizable y medio de lucro personal? Yo diría que comenzó en la década de la gran corrupción puertorriqueña, los noventa. La prosa reggaetonera resumió el asunto diciendo: “mi diploma lo firma un corrupto”. Pero la cosa no es tan simple. ¿Qué ocurrió para que llegásemos a los escándalos de Víctor Fajardo y Julia Keleher?

Pasamos de la educación como un valor a la educación como una mercancía. Como un bien intangible que se compra por un precio variable. Las escuelas se convirtieron en marcas, las carreras en inversiones para ser resarcidas con grandes ganancias mediante contratos y salarios exorbitantes. Se estudia para ganar más, no para servir mejor.

Para dar un vuelco a esta tendencia mercantilista de la educación, la Universidad de Nueva York (NYU) eximió a sus estudiantes de medicina del pago de matrícula con el fin de estimular a que estas/os se concentren en las especialidades de mayor necesidad y menos ingresos. Se estudia para servir, afirman los que promueven esta alternativa desde una universidad privada. La medicina es una vocación no un negocio. Eso es lo que hemos olvidado.

El presupuesto millonario del Departamento de Educación no puede repartirse entre contratistas y puestos de confianza a miembros “del partido de turno” a expensas de estudiantes y maestras/os. El DE implosiona como el país. Quizá esta destrucción sea la condición necesaria para que resurja la educación como valor.

Otras columnas de Emilio Pantojas García

jueves, 11 de julio de 2019

Que renuncie

El profesor Emilio Pantojas expresa repudio ante la corrupción de la clase política y los empresarios partidistas y favorece la salida del gobernador Ricardo Rosselló

💬Ver 0 comentarios