Nilsa Pietri

Elecciones 2020

Por Nilsa Pietri
💬 0

La encrucijada de Carmen Yulín

Carmen Yulín Cruz podría haberse equivocado cuando decidió aspirar a la candidatura a la gobernación por el Partido Popular Democrático y ya está pagando ese error.

Después de distanciarse tanto de las posiciones políticas del PPD en los últimos tiempos, la alcaldesa de San Juan a lo mejor tendría que decidir entre el partido y su aspiración.

Algunas personas cercanas a Cruz dicen que fue la estrategia en su contra usada por el naciente partido Victoria Ciudadana la que obligó a la alcaldesa a quedarse en el PPD e intentar conseguir la candidatura a la gobernación desde adentro.

Una lectura rápida de las intenciones de los organizadores de Victoria Ciudadana, con Alexandra Lúgaro a la cabeza, aunque ella aparente que es solo una de muchas piezas, refleja que buscaban picar al frente cuando Cruz aún no anunciaba formalmente su aspiración.

No solo picaron al frente, sino que se aseguraron de cerrarle la puerta a Cruz en la nueva organización. La ningunearon en su reunión pública inicial, a la que ella envió un representante que, para colmo de males, la abandonó en el camino.

Digan lo que digan, es obvio que Lúgaro, candidata independiente a la gobernación en 2016, y su colega Rafael Bernabe, que aspiró por el ya inexistente Partido del Pueblo Trabajador, no le iban a dar la bienvenida a más competencia por el liderato de la colectividad en ciernes, en la que ambos destacaron desde la salida.

A la alcaldesa de la capital, convertida en la figura más visible de la política puertorriqueña en Estados Unidos desde el paso del huracán María en 2017, le tocaba en ese momento analizar si era posible aspirar a la gobernación dentro del PPD.

Si lo hizo, entonces no hay duda de que entendió que sí, que podía quedarse, lanzarse y ganar la nominación del partido cuyo liderato más conservador se ha hecho con el mando desde hace un buen tiempo.

La Encuesta de El Nuevo Día reflejó que Cruz iba por encima de los otros cinco aspirantes populares conocidos. Pero el sorpresivo empate de David Bernier, el candidato del PPD en 2016 que perdió por apenas 2% ante el hoy gobernador Ricardo Rosselló, significa que muchos populares no lo han olvidado y, peor aún, que no lo han descartado para el 2020.

Si algo debe haberle quedado claro a Cruz es que tiene muchos enemigos dentro y fuera de su partido. Unos no la quieren por ser mujer, otros por lo que representa su popularidad en Estados Unidos, y otros tantos por sus ideas.

La alcaldesa de San Juan está en una encrucijada. La astucia política que demuestre en los próximos meses decidirá cuán protagónica será su figura en 2020.

Otras columnas de Nilsa Pietri

💬Ver 0 comentarios