Jorge Colberg Toro

Tribuna Invitada

Por Jorge Colberg Toro
💬 0

La encrucijada de Rosselló

Al finalizar julio, culminaron los primeros 18 meses de la administración del gobernador Ricardo Rosselló. Eso representa el 37% de su mandato. 

Analizar su desempeño de la forma más justa posible, requiere desprenderse de las diferencias ideológicas que nos separan y que muchas veces - acepto - nos hacen evaluar los eventos bajo un crisol diferente. 

Sin embargo, pienso que al estar fuera de las lides político-electorales, uno puede mirar las cosas con un mayor grado de libertad y objetividad. Hagamos el intento. 

Ricardo Rosselló es el segundo gobernador electo más joven en la historia. Con tan solo 39 años, el joven gobernante inició su gestión con mucho ímpetu, una agenda ambiciosa y enfrentando una complicada situación fiscal.

Durante sus primeros meses, la Legislatura le aprobó sus nombramientos y las medidas de reducción de gastos. Su primera prueba de fuego fue el choque contra la Junta de Supervisión, a la cual derrotó en los tribunales en la lucha por el control de la Autoridad de Energía Eléctrica. 

Aún con sus tropiezos típicos de una administración nueva, podemos decir que tuvo un comienzo efectivo. Pero el huracán María alteró ese panorama. En un solo día, el primer ejecutivo se encontró - en un abrir y cerrar de ojos - con otro país muy distinto al que heredó. 

Era como viajar al pasado retrocediendo en la historia. 

Hoy sabemos que la magnitud de los daños asciende a $125 mil millones, que se afectaron sobre 500,000 hogares, se perdieron miles de vidas, la agricultura perdió $1.4 mil millones, se esfumaron 18,000 empleos y se desató una migración masiva de 200,000 personas. 

Como si fuera poco, en ese periodo, Rosselló enfrentaba batallas simultáneas con una Junta de Supervisión inflexible, miembros del Congreso poniendo trabas, una mayoría hostil en el Senado, el incumplimiento craso de algunos jefes de agencia, el abandono de su liderato político y una fiscalización más efectiva del Partido Popular Democrático.

Aun así, no se quedó de brazos cruzados. Logró la aprobación de la ley del cannabis medicinal, las leyes de las alianzas público privadas y de adopción; reafirmó la política de equidad de género, aprobó la reforma educativa con votos bipartitas, viabilizó acuerdos de la deuda en el Banco Gubernamental de Fomento y la AEE, el crimen está bajando, la tasa de desempleo se redujo a 9%, cifra record; y se creó el Frente por Puerto Rico que logró agrupar personas de diferentes sectores. 

En otras palabras, la oposición tiene municiones para disparar, pero él también tiene para ripostar.

Sin embargo, el futuro político de Ricardo Rosselló descansa ahora en dos eventos claves próximos a ocurrir: 

(1) la inminente decisión de la jueza Laura Taylor Swain sobre el grado de autoridad de su gobierno frente a la Junta; y 

(2) la liberación de la asignación de $18.5 mil millones para la recuperación del país que - hasta el presente - se mueve a cuentagotas. 

Sus opciones son claras: si el Tribunal falla en su contra, la Junta tomará control del gobierno y los recursos asignados, debilitando su gestión y desatando una crisis de legitimidad institucional sin precedentes. 

Si, por el contrario, el Tribunal le concede su solicitud y ponen a la Junta en cintura, su mandato se fortalecerá, fluirán los fondos los cuales asignará sin que necesite a la Legislatura, consolidará su liderato político y, de seguro, a los que hoy le ponen zancadillas, los veremos recogiendo velas. 

Por eso, en cuestión de días, se despejará la bruma camino al 2020 y veremos el desenlace impredecible pero definitorio de esta interesante encrucijada. Se debilita o viene el repunte. Hagan sus apuestas.

Otras columnas de Jorge Colberg Toro

viernes, 28 de septiembre de 2018

El presagio de Don Ricardo

El exlegislador Jorge Colberg argumenta que la estadidad no es una opción viable para Puerto Rico y recuerda palabras al respecto del fenecido historiador Ricardo Alegría

lunes, 20 de agosto de 2018

Rebelión popular

El exlegislador Jorge Colberg Toro expresa que la falta de solidaridad, la indisciplina, la intervención de intereses ajenos y la ausencia de un proyecto autonómico creíble y motivador son algunas de las causas del debilitamiento del PPD

💬Ver 0 comentarios