Héctor Luis Acevedo

Punto de Vista

Por Héctor Luis Acevedo
💬 0

La encrucijada electoral

Hay momentos en la vida de los pueblos y las personas que definen sus esencias. Es muy probable que a la gobernadora, honorable Wanda Vázquez le llegue ese momento en los próximos días al confrontarse con un proyecto electoral donde están en juego sus lealtades primarias y su credibilidad.

Hace seis meses se reunieron en la Rotonda del Capitolio un grupo de líderes políticos a intentar dar un golpe de estado sacándola de su mandato constitucional. Ella entonces les enfrentó con valentía y se negó a doblegar la Constitución a sus intereses propios y decidió por Puerto Rico.

Luego al reunirse con los partidos de oposición les prometió no aprobar una ley electoral sin consenso en medio de un proceso de elecciones. Ahora se confronta con un proyecto que es una invitación al fraude mediante el voto electrónico y el voto ausente de personas que no viven aquí, así como la toma por asalto de la Comisión Estatal de Elecciones por el partido en el poder. Se descarta en el mismo la intención del elector y se pretenden revocar cuatro decisiones judiciales.

La gran diferencia es que ahora es candidata y tiene ante sí la encrucijada de responder a Puerto Rico o aquellos mismos intereses golpistas que enfrentó y cuyos principios defendimos. Los partidos son para servirle al país y no viceversa.

La crisis de las elecciones dominicanas con el voto electrónico, donde se suspendieron las mismas en medio de las votaciones, es prueba innegable de lo peligroso de este sistema. Ese voto, unido a la invitación al voto ausente indiscriminado, sin tarjeta electoral, ni funcionarios de colegio, constituye un peligro real e inminente a nuestra democracia. 

La Junta Central de Elecciones de la República Dominicana descartó ese sistema electrónico y determinó el uso de papeletas que permita la validación de la intención del elector y los recuentos. Exactamente las mismas denuncias que provoca lo propuesto aquí.

Ese voto electrónico se presta a su alteración o “hackeo” y no hay papeletas para validar su intención. Si se robaron $4 millones del gobierno así, imagínense unas elecciones.

A esa mal llamada reforma electoral se han opuesto el PPD, el PIP, Victoria Ciudadana, Proyecto Dignidad, el Colegio de Abogados, Manuel Cidre, la ACLU; ese sistema de voto ha sido denunciado por el Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos, los candidatos demócratas a la presidencia y la Academia de Ciencias de Estados Unidos.

“¿Por qué si el partido de gobierno ganó las elecciones con el sistema de consenso actual quiere alterar el mismo? ¿Por qué este proyecto elimina o debilita todas las garantías contra el fraude electoral?

En momentos de crisis uno recurre a sus maestros.

Hostos, ese pensador primado nuestro valoró la función electoral sobre otras, pues entendió con razón que esta era “superior en jerarquía, en cuanto es anterior a toda otra y necesaria para todaotra” y que “ la función electoral puede y debe constituirse en un órgano o Cuerpo independiente”. 

Hay que saber diferir democráticamente sobre los fines y programas, pero buscar consensos en los asuntos procesales que encaminen la toma de decisiones de forma que se respeten sus resultados no importa el contenido de estos.  

Hostos nos convocaría con el rigor moral de su llamado: “El derecho y el deber inseparables resplandores de la conciencia no brillan en la conciencia que no lucha”.

A menos de nueve meses para las elecciones y en medio del proceso electoral, Puerto Rico exige lealtad a sus esencias. La gobernadora debe usar el poder para promover consensos y no confrontaciones, para fortalecer nuestra democracia, no debilitarla. Y para cumplir su palabra.

Otras columnas de Héctor Luis Acevedo

jueves, 19 de marzo de 2020

La gobernadora hizo lo correcto

Hay que salvar vidas y la gobernadora merece apoyo en esta difícil situación que requiere especial vocación de solidaridad, dice Héctor Luis Acevedo

💬Ver 0 comentarios