Manuel Martínez Maldonado

Punto de vista

Por Manuel Martínez Maldonado
💬 0

La epidemia es culpa de otros

A pesar de la evidencia contundente de que la cuarentena, el distanciamiento social, lavarse las manos y las mascarillas (o sustitutos) han ayudado a controlar la epidemia, los que quieren descarrilar esos esfuerzos buscan quienes digan y hagan lo contrario. El primero es el “echaculpas” del globo: el presidente estadounidense. Este, que insiste en “abrir el país para rescatar la economía”, no usa mascarilla, como gesto de que hay que ser machos. Viniendo esto de él, que debería dar el ejemplo, es más que vergonzoso, porque parecería que no sabe que el virus le da tanto a mujeres como a hombres. El vicepresidente y muchos de sus acólitos lo siguen ciegamente. Claro, todos los que van a ver a su Führer están rodeados de médicos y técnicos que les hacen pruebas diarias para asegurarse que no están infectados. Aún así, varios trabajadores en Casa Blanca han dado positivo al virus. 

Como ni usted ni yo tenemos el lujo de pruebas diarias, no podemos arriesgarnos a que nos infecte. Si nos infectamos no podemos culpar a nadie más que a nosotros mismos. Tal parece, sin embargo, que nos rodean ciudadanos que se creen protegidos y pueden salir sin protección. No sé si, como hace el presidente, también ingieren hidroxicloroquina, una medicina que no está indicada para el virus (no hay ninguna) pero sí para los que tienen lupus eritematosos. El problema para él y para ellos es que no hay evidencia de que el medicamento prevenga o cure la enfermedad. ¡Ninguna! 

Para entender bien qué pasa si nos contagiamos hay que leer cosas serias como las páginas del CDC, NIH y lo que dicen los verdaderos expertos, tales con el doctor Fauci y los exdirectores del CDC y la Organización Mundial de Salud (WHO). La información a veces cambia. Sí, así es la ciencia, si no sería religión. Se estudia y se van analizando los datos y formulándose estrategias que sigan las pautas indicadas o sugeridas por los hallazgos. 

Pero ¿qué se puede esperar de un gobierno que no cree en la ciencia? El presidente — también el vicepresidente, y muchos en el gabinete— piensa que la ciencia es una patraña de los que están en su contra. Tanto así que, a pesar de saber de la situación en Wuhan en enero, no hizo absolutamente nada para prepararse para lo que ahora arropa el globo. No solo eso, el 10 de febrero de este año su “consejero de ciencia” no quiso justificar los recortes propuestos por el presidente al presupuesto de la nación. Es el cuarto año sucesivo que trata de reducir los fondos del NIH, la Fundación Nacional de las Ciencias, la Oficina de Ciencias del Departamento de Energía, etc. (Science, 14 febrero de 2020). Sabemos, además, que como quiere echarles la culpa a otros, hace un par de semanas ha amenazado con quitarle permanentemente los fondos a WHO, porque, junto al presidente Barack Obama, es responsable de la debacle en Estados Unidos. 

Echar culpa es fácil. Responder a tiempo al peligro solo lo hace un gran líder. Lo sabe el mundo entero. 

Otras columnas de Manuel Martínez Maldonado

sábado, 16 de mayo de 2020

A lo escondido: Código Civil y otros asaltos

Nada ha pasado, porque la legislatura es la que investiga la orden de $38 millones. A lo escondido, pero con la obviedad que los caracteriza, no pasará nada, dice Manuel Martínez Maldonado

domingo, 10 de mayo de 2020

La “r” del virus

Interesa saber lo que los epidemiólogos llaman el número de reproducción efectiva o “R”; si ese número es superior a uno, la pandemia se recrudecerá, escribe Manuel Martínez Maldonado

martes, 5 de mayo de 2020

Del sartén al fuego

Parece obvio que hay que tener cautela, no vayamos a saltar del sartén al fuego. ¡Hay que seguir la ciencia!, escribe Manuel Martínez Maldonado

jueves, 30 de abril de 2020

Cómo la cuarentena ayuda a mejorar el ambiente

Además de los efectos beneficiosos sobre el ambiente y el calentamiento global, la baja contaminación atmosférica actual puede ayudar con la pandemia, escribe Manuel Martínez Maldonado

💬Ver 0 comentarios