José Hernández Mayoral

Tribuna Invitada

Por José Hernández Mayoral
💬 0

La era post status

Puerto Rico está entrando en una era post status. No quiero decir que se dejará de hablar del tema. Seguirá habiendo personas que desean que Puerto Rico sea admitido como un estado más de la nación americana; quedarán algunos, aunque menguantes, que lo desean como país independiente; y estamos los que favorecemos la estructura de Estado Libre Asociado. Pero se ha ido formando una mayoría que no mira al futuro con ojos de status y comienza a empujar para que se reconstruya a Puerto Rico sobre las bases de lo real y lo posible.

Esto viene de lejos, pero la bancarrota, María y los últimos dos plebiscitos lo han acelerado.

El tema del status siempre ha salido bajo en las encuestas. Cuando que se le pide al encuestado que le de rango a asuntos como el desempleo, la salud, las drogas, la vivienda, la criminalidad, etc., el status sale último. El exgobernador Alejandro García Padilla me dijo una vez que en sus encuestas el status le salía 11 de 11 hasta que solicitó que añadieran cuatro problemas más y desde entonces salía 15.

Sin embargo, el status ha tenido vida propia en los partidos como elemento identitario, como parte central de lo que significa pertenecer a uno u otro partido. Eso lo hace tema obligado de los políticos y herramienta de movilización de electores. Rosselló ganó agarrándose de él y el PPD perdió por ignorarlo.

Pero las circunstancias han cambiado.

Contrario a lo que piensan los aferrados al tema del status, la quiebra de Puerto Rico y la destrucción masiva causada por María no operan como catalíticos para un cambio de status, ni siquiera fomentan su discusión. Al contrario. Nos obligan a la acción inmediata y, por ende, a resolver con el martillo y los clavos que están en la caja de herramientas.

Antes, muchos políticos chantajeaban al elector diciendo que para poder atender los problemas más serios primero había que resolver el status. Porque todo era culpa del status. Unos decían que todo se resuelve con la igualdad, otros con la soberanía.

De esas dos, el argumento de la igualdad ha sido el que más fuerza electoral ha logrado, llegando a equipararse con los que favorecen la autonomía del Estado Libre Asociado. Pero los últimos dos plebiscitos han causado la sospecha de que tal vez la estadidad no existe o es algo muy lejano. A pesar de que el resultado oficial de los dos ha sido una mayoría para la estadidad, lo único que se ha escuchado de Washington ha sido el silencio.

Con esa realización, gran parte de los que dicen favorecer la estadidad buscan ahora como echar el país adelante sin prestarle gran atención al status.

El segundo plebiscito prueba lo que estoy diciendo. Este se dio antes del huracán, pero profundamente metido en el contexto de PROMESA y de un mal leído caso de Sánchez Valle. ¿Cómo explicar que luego de un año entero de titulares que declaraban la muerte del Estado Libre Asociado, diciendo que se desnudó su carácter colonial y que quedó probado que el modelo ELA se agotó, cuando el gobierno ofrece la inmediata descolonización y en cambio solamente se presenta un 23 % de los electores?

El pueblo está diciendo que no estamos para discusiones imaginarias. Que hay que buscar cómo superarnos siendo realistas, no fantasiosos. Creo que Rosselló vive esta realidad cada día mientras busca soluciones. Eso lo coloca en un dilema quizá insalvable. Su supervivencia interna puede radicar en mantener la esperanza de la estadidad viva para sus fanáticos, pero su supervivencia electoral final puede depender de que se atempere a los tiempos.

Otras columnas de José Hernández Mayoral

miércoles, 3 de enero de 2018

Filosofía del Partido Popular

El abogado José A. Hernández Mayoral expone las 13 esferas de acción que deben guíar la filosofía del Partido Popular Democrático.

💬Ver 0 comentarios