Jaime Lluch

Punto de vista

Por Jaime Lluch
💬 0

La estadidad y el Staatsvolk en Estados Unidos

En estados multiétnicos existen una diversidad de grupos étnicos, raciales o (en algunos casos) nacionales, todos albergados bajo el mismo techo estatal, pero el grupo mayoritario, el que domina el Estado y sus instituciones, es conocido como el “Staatsvolk”. El grupo étnico que todavía es dominante en Estados Unidos es racialmente “blanco” (siguiendo sus propios criterios), lingüísticamente unilingüe, nacionalmente tiene una concepción uninacional y jacobina del Estado, y étnicamente eran originalmente solo los descendientes de ingleses, escoceses, alemanes, etc. Pero a principios del siglo 20 a este “Staatsvolk” fueron admitidos los inmigrantes del sur y el este de Europa, y los judíos. Este grupo dominante es aquel que se denomina a sí mismo “blanco” y todavía controla todas las estructuras de poder. Por otro lado, la población de Puerto Rico es vista por este Staatsvolk como radicalmente distinta y es el “Otro”, al ser de otras raíces raciales, étnicas, lingüísticas y nacionales.

Para el votante del PNP, y para el liderato acéfalo de ese partido, este hecho político es el mayor obstáculo para lograr que Puerto Rico sea aceptado como una unidad constituyente de la federación, más que lo económico y fiscal. ¿Cuál es la estrategia del PNP para superar estas percepciones tan fundamentales?

Según los expertos como O’Leary/McGarry, una federación nacional como Estados Unidos que históricamente ha tenido un Staatsvolk claramente dominante desde el 1789 y unas instituciones dominadas por este grupo mayoritario, es más probable que sea estable, duradera y capaz de acomodar en su seno una gran diversidad de minorías raciales y étnicas, y hasta minorías nacionales (O’Leary 2007: 198). Véase, por ejemplo, el caso del Canadá anglófono y su relación con el Québec. O sea: para el PNP, parecería que el hecho que históricamente los Estados Unidos ha tenido un Staatsvolk claro y seguro de sí mismo, sería una muy buena noticia, ya que sería más probable que pueda acomodar a Puerto Rico no como una colonia, sino como una unidad constituyente de la federación.

Pero la mala noticia para el PNP es que el Staatsvolk en Estados Unidos está cambiando y los cambios demográficos que están ocurriendo nos aperciben que pronto ese grupo dominante “blanco” va a convertirse en una minoría política (Appelbaum 2019). Es peor aún para el PNP: esta minoritización de ese Staatsvolk histórico puede crear una contra-reacción intolerante y el Trumpismo es la primera aparición de esa reacción antipluralista y el nacimiento del nuevo etnonacionalismo blanco.

Obviamente, esta reacción etnonacionalista y la transformación del Partido Republicano en un partido nacional-populista hará muy difícil que acepten a Puerto Rico como una unidad de la federación.

Pero hay otro desarrollo político ominoso que es todavía peor para el PNP y el mundo entero: el Trumpismo ha logrado que elPartido Republicano ya no sea un partido definido por sus ideas y principios, que en vez hace un cálculo aritmético identitario, se regodea en el fango del populismo y busca alinearse con una visión etnonacional de lo que es Estados Unidos (Appelbaum 2019). Eso no solo dificulta la labor del PNP para alcanzar su supuesto objetivo final, sino que significa el fin inminente del ideal de un Estados Unidos pluralista, tolerante y abre la puerta a un posible descenso al autoritarismo competitivo.

Otras columnas de Jaime Lluch

viernes, 3 de abril de 2020

El Federalismo y el COVID-19

Jaime Lluch expresa que Puerto Rico debe utilizar todos sus instrumentos de política pública para hacer más por neutralizar el virus que lo que esté haciendo el mismo gobierno federal o cualquier estado

viernes, 27 de marzo de 2020

¿La epidemia o la economía?

Lo que se decida hacer en Estados Unidos en la próxima semana va a determinar cuánto daño va a causar el nuevo virus y qué tan pronto podemos volver a una forma de “normalidad”, plantea Jaime Lluch

jueves, 19 de marzo de 2020

La tempestad antes de la calma

Reconociendo que estamos en medio de la tempestad, quiero proveer algunas reflexiones que nos pueden ayudar a empezar a visualizar la calma después de la tormenta, escribe Jaime Lluch

💬Ver 0 comentarios