Juan C. Donis

Punto de Vista

Por Juan C. Donis
💬 0

La ética no es una moda

La doctora Celimar Velázquez Ruiz es coautora de esta columna

Con el pasar del tiempo, el tema de la ética empresarial ha ido cobrando mayor importancia. Para que una empresa hoy se considere exitosa no sólo debe operar efectivamente, sino que tiene que hacerlo dentro de un marco ético aceptable para la sociedad

Sin embargo, el tema de la ética no solo preocupa a las empresas privadas sino también al gobierno, así como las universidades cuya responsabilidad es preparar a los futuros profesionales. 

El esfuerzo por alcanzar la ética en las organizaciones ha resultado en el desarrollo de libros, cursos, revistas y el tema es incluido en la mayoría de los currículos en las universidades.  A pesar de muchos de estos esfuerzos, existen indicaciones que señalan a que los objetivos no están siendo alcanzados. 

Los escándalos de años recientes han llevado a cuestionar si las empresas y las universidades están preparando a los profesionales y futuros profesionales apropiadamente. Por consiguiente, es necesario abrir el debate sobre la necesidad y el valor de los adiestramientos éticos tanto en las organizaciones privadas como en el sector público.

El gobierno de Puerto Rico no es la excepción. Desde principios del siglo XXI, los tribunales federales han escuchado una secuencia continua de casos de corrupción que involucran a funcionarios gubernamentales puertorriqueños. El comportamiento corrupto se produce cuando se abusa de la autoridad y se violan las restricciones. El gobierno tiene como objetivo aumentar el conocimiento y la conciencia de los empleados sobre el comportamiento corrupto para lograr el objetivo final de prevenir todas las acciones de los empleados que apuntan a obtener una ventaja personal a expensas del bienestar general. 

Es indiscutible que el gobierno desempeña un importante rol en la creación del sentimiento sobre las obligaciones mutuas y del respeto que debe existir dentro de una sociedad. Lo cual significa, que la sociedad confía que las agencias gubernamentales serán leales custodios de los bienes públicos

Las personas encuestadas en el estudio Ethics in Government: A National Survey of Public Administration, coinciden en que la ética no es una moda, sino que el gobierno tiene la obligación de servirle como ejemplo a la sociedad. Al presente, muchas organizaciones públicas y sus líderes no tienen sistemas consistentes para cumplir con los temas éticos. Es por ello que se levanta la interrogante sobre la necesidad y efectividad de adiestramientos formales sobre los temas éticos en las organizaciones públicas encargadas de servir de ejemplo a la sociedad.

Los adiestramientos sobre los temas éticos son ampliamente citados como primer método para aumentar la conducta y decisiones éticas en los empleados. No obstante, se conoce poco sobre cómo la presencia de adiestramientos éticos contribuye al ambiente ético dentro de las organizaciones y a la percepción de los empleados en ese tema.  

Como estrategia para mejorar los adiestramientos conviene crear un programa periódico de avalúo que ayudará a construir una comprensión de cómo los empleados gubernamentales están desarrollando su conocimiento ético. Comprender la eficiencia de las estrategias educativas que se están implementando en las agencias gubernamentales ayudará a aumentar la conciencia ética y la responsabilidad organizacional. 

Promover en el gobierno un ambiente ético “mejorado” ayudará a prevenir y penalizar el comportamiento criminal de aquellos funcionarios que, en el desempeño de su trabajo gubernamental, violan los principios básicos de una ética de excelencia. Es indispensable acción urgente ante este mal que tanto afecta la imagen de nuestro País. 

Los autores son profesores de la Universidad Ana G. Méndez, Recinto de Cupey.


Otras columnas de Juan C. Donis

💬Ver 0 comentarios