Silverio Pérez

Tribuna Invitada

Por Silverio Pérez
💬 0

La experiencia universitaria

La semana pasada regresé a mi alma mater, el Colegio de Mayagüez, a presentar un libro. Cada vereda del campus, los viejos edificios, la cafetería, el anfiteatro Ramón Figueroa Chapel, las escaleras que dan al campo deportivo, lo que fue el hospedaje de varones, todo, hasta una fuente de agua estancada con musgos y gusarapos, me provocó fuertes emociones. ¿Por qué?

Para el niño pobre del barrio Mamey de Guaynabo que era yo allá para agosto de 1965, Mayagüez era París y el CAAM la Sorbona. Nadie de mi entorno rural había tenido una educación universitaria. Gracias a ella, la intención de aquellos que pensaron en la educación como instrumento de movilidad social se hizo realidad en mí. Nada, absolutamente nada de lo que he logrado en la música, en la radio y la televisión, en los libros y en mi labor como motivador, hubiese sido posible sin esa experiencia universitaria.

Por eso, cuando el joven gobernador Ricardo Rosselló, graduado de prestigiosas universidades estadounidenses, dijo en su discurso del estado del país a la Legislatura de Puerto Rico que ofrecería educación universitaria gratuita para los más necesitados, no pude menos que mirar a mi esposa, también producto de esa movilidad social cuyo motor fue la educción universitaria, y hacerle un gesto de inmensa alegría.

A los pocos días sufrí la decepción que experimentaron tantos. La promesa tenía la aparente intención de lograr buenos titulares al otro día del discurso y de que incautos como yo se lo creyeran. Pronto se aclaró que eran cursos en línea, y más adelante se volvió a aclarar que no necesariamente era para todo el mundo. El gobernador sabe que tomar una clase, y mucho menos en línea, produce el efecto transformador de la experiencia universitaria.

El gobernador debe saber, y si no lo sabe le comparto la información, que el elemento básico de la educación es la comunicación, y que de la comunicación, el 7% son las palabras, el 38% es el tono de voz, y el 55% es la energía, la mirada, el lenguaje corporal, lo intangible. Ofrecer estas oportunidades complementarias, como los cursos en línea, como la definición de educación gratuita universitaria es faltarle a la verdad y al intelecto de los miles y miles que hemos vivido la experiencia universitaria.

No todo lo pasado fue mejor, como tampoco todo lo moderno, por el solo hecho de ser moderno, es mejor. Puedo entender que universidades privadas utilicen los cursos en línea como parte de su oferta académica, pero la responsabilidad del Estado de proveer educación accesible a toda la población es ineludible y no se puede camuflar con fácilmente desmontables consignas pre electorales.

Estamos viviendo momentos en que la educación se empaca como mercancía y se pone en escaparates de chinchorros educativos que diseñan sus currículos de acuerdo a la capacidad de captación de fondos o becas federales. La industria privada, de acuerdo a las leyes de oferta y demanda, lo puede hacer, y a Dios que reparta suerte. Pero la responsabilidad de un gobierno con sus gobernados, en lo que a la educación se refiere, no puede circunscribirse a eso.

Esta administración ha optado por pasarle la papa caliente del desmantelamiento de nuestra Universidad a la Junta de Control Fiscal, y ha rehusado hacer un lista de prioridades de lo que son servicios esenciales. La educación, la salud, la seguridad y el bienestar social debieran ser innegociables. Ojalá y la reacción de frustración e indignación que ha producido el subterfugio de la educación gratuita prometida en el discurso del estado del país, lleve al joven egresado de prestigiosas instituciones universitarias a recapacitar y a entender que con la educación, y con la experiencia universitaria a la que todos tenemos derecho, no se juega a la política.

Otras columnas de Silverio Pérez

martes, 11 de junio de 2019

Hacerse el sueco para lo positivo

Silverio Pérez reseña los aspectos positivos de las sociedades escandinavas que Puerto Rico podría imitar

martes, 21 de mayo de 2019

Más allá del Jardín Hundido

Silverio Pérez expresa que el gobernador hace bien en convocar al país a enfrentar la Junta, pero debe reconocer que la confianza en sus gestiones está deteriorada

martes, 23 de abril de 2019

Prohibido pensar

Silverio Pérez destaca la importancia del pensamiento crítico

martes, 9 de abril de 2019

Abril de los inocentes

Silverio Pérez aborda las renuncias de Julia Keleher y Héctor Pesquera

💬Ver 0 comentarios