Alberto J. Morales Aponte

Tribuna Invitada

Por Alberto J. Morales Aponte
💬 0

La fiebre de ser rubio

En la Isla ha surgido una moda a nivel apoteósico y donde quiera que uno gira la cabeza se  percata de que los hombres se están volviendo rubios, así mismo, rubios como el pollito Yito.

Esta moda ha alcanzado niveles tan extraordinarios que tan reciente como ayer me encontraba en la barbería y siete muchachos se presentaron por separado con la intención de teñir su cabellera de este color.

Bueno, esto no surge de la nada.  Se debe a que los integrantes del equipo de pelota de Puerto Rico, el cual se encuentra representando a nuestra preciosa isla del encanto en el Clásico Mundial de Béisbol 2017, se tiñeron su cabellera de rubio como símbolo de unión, como así lo han dejado saber. Entre los nuevos rubios jugadores se encuentran el estelar Carlos Correa, Ángel Pagán, Kike Hernández y Yadier Molina. A la moda también se han unido numerosas figuras públicas y público en general.

A muchos deportistas famosos se les ha vinculado con utilizar amuletos, y ahora, como a nuestro equipo nacional de béisbol, por teñir su cabellera de rubio, interpretada como su meta para alcanzar el oro en la competencia, así como otros simbolismos positivos.

Antes del furor deportivo actual, vale recordar al boxeador y gran campeón mexicano Julio César Chávez, sobre quien se decía que utilizaba una banda roja en la frente antes de sus peleas para ahuyentar las malas vibras.  También, el famoso golfista Tiger Woods utilizaba una playera color roja en las rondas finales de los torneos PGA ya que, según él, esta lo impregnaba de buena suerte. Mientras, se dice que el famoso baloncelista Michael Jordan llevaba debajo de su jersey de los “Chicago Bulls” las pantalonetas que utilizó durante su época estudiantil en la Universidad de Carolina del Norte, ya que le daban muy buena suerte.

Un amuleto no es otra cosa que un objeto de una forma o color particular al cual se le atribuyen virtudes o poderes sobrenaturales, los cuales se entiende pueden ayudar a atraer la buena suerte. Cabe señalar que yo creo firmemente en el talento de nuestro equipo de béisbol, ya que para mí todos ellos son unos profesionales y los mejores en su clase, con o sin amuleto.

No obstante, este suceso tan particular de cambiarse el color natural del cabello ha hecho que muchos se distraigan, aunque sea un instante de las situaciones que están ocurriendo actualmente en nuestro País, las que en muchas ocasiones pueden agobiar a las personas causándole estrés, ansiedad e incluso depresión.

Por tal razón exhorto a apoyar a nuestro equipo de béisbol tiñéndose el cabello de rubio y disfrutando de este espectáculo deportivo el cual nos puede llenar de felicidad y además bajar nuestros niveles de estrés que tanto así lo necesitamos. 

Otras columnas de Alberto J. Morales Aponte

💬Ver 0 comentarios