Nélida González

Punto de Vista

Por Nélida González
💬 0

La fiesta de La Candelaria

Los moradores de Mayagüez, cuya devoción por la Virgen de la Candelaria se remonta a la fundación del municipio, siguen rindiendo tributo a su patrona, aún cuando las tradicionales fiestas de pueblo que se celebran anualmente al inicio de febrero, esta vez fueron suspendidas. 

En solidaridad con la situación de emergencia que vive Puerto Rico tras los movimientos sísmicos, el primer ejecutivo de la Sultana del Oeste suspendió el festejo. 

Las Candelarias o Fiestas de las Luces, llegaron al litoral mayaguezano en el Siglo XVI, traídas por los inmigrantes isleño-canarios, en cuya isla de Tenerife ubica el Santuario de la Virgen de la Candelaria. Esta costumbre se afianzó en la población, prominentemente cristiana, que concibe al Hijo de María, como la luz del mundo. 

Inclusive los lampadarios de la plaza, esculturas en forma de figuras humanas con faroles para la iluminación, recogen esta creencia, a la vez que acentúan los orígenes de la luz, como símbolo de Mayagüez. 

Cuando el Santoral Católico era la referencia para otorgar los nombres a los recién nacidos, muchas Candelarias vieron la luz el día 2 de febrero, como mi abuela materna, nacida en la década del 80 del Siglo XIX, y a quien llamaron Candelaria Cornelia.

El fervor religioso hacia la Virgen de la Candelaria sigue ascendente en Mayagüez. Desde el 24 de enero al 2 de febrero se celebran diversas ceremonias litúrgicas en la Catedral, la cual se llena de flores frescas, velas encendidas y cientos de personas. 

Uno de los eventos característicos de esta fiesta religiosa es la presencia del Cuerpo de Bomberos. Uno de sus camiones encabeza la tradicional procesión, transportando la imagen de la Candelaria por las calles de la ciudad. 

El carro de los Bomberos con la imagen religiosa a bordo y la quema de un particular fuego artificial, frente a la Catedral, que al encenderse desvela el rostro de la virgen, forman parte de las actividades que por años siempre atraen a cientos de personas a la tradicional verbena de Mayagüez, la ciudad de las aguas puras y el fuego. 


Otras columnas de Nélida González

martes, 25 de febrero de 2020

Un héroe boricua que inspira esperanza

Mientras el país experimenta una de las peores crisis de su historia, actos como el del joven médico José Juan Sánchez Meléndez inspiran a Puerto Rico, afirma Nélida González

💬Ver 0 comentarios