Juan Lara

Punto de vista

Por Juan Lara
💬 0

La función de un jefe de finanzas

Los inquietantes eventos de las pasadas semanas en el Departamento de Hacienda han puesto en el centro del escenario a la figura de jefe de finanzas del gobierno (chief financial officer), que para la mayoría de los ciudadanos es una función desconocida y hasta misteriosa.

En medio de la confusa situación creada por estos eventos, existe el riesgo de que se propague en la opinión pública un instinto de rechazo a esta importante función en la rama ejecutiva, la cual es necesaria y urgente, independientemente de las controversias que puede desatar el nombramiento de una persona en particular.

En el plan fiscal certificado en octubre del año pasado, se dedica un capítulo completo (el capítulo 11), a detallar lo que debe ser y hacer la oficina del jefe de finanzas. En esencia, se trata de centralizar funciones de gestión financiera en la esfera pública que históricamente han estado fragmentadas a través de diferentes agencias, con diferentes sistemas de contabilidad, diferentes prácticas de supervisión y control, y hasta diferentes plataformas digitales para el manejo de la información.

Esta falta de integración de la información financiera y fiscal ha sido una de las causas principales de la incapacidad del gobierno de mantener al día sus estados financieros y hace más difícil de lo necesario el llevar a cabo funciones esenciales como proyectar ingresos y monitorear el flujo de efectivo en cada agencia y programa gubernamental. Esta fragmentación de la gestión financiera da lugar a la falta de transparencia que hace que el presupuesto de Puerto Rico sea como una caja negra para la mayoría de los ciudadanos, los bonistas y todos los que por una u otra razón siguen de cerca la evolución de nuestra prolongada crisis fiscal.

No debemos olvidar que el proceso de consolidación fiscal que tenemos que realizar en Puerto Rico—con junta o sin junta—no consiste solamente de balancear el presupuesto, sino que requiere reformar los sistemas y prácticas de gestión fiscal y financiera que nos han llevado a la situación en la que estamos.

La creación de un sistema integrado de información, proyección, monitoreo y control del flujo de dinero a través del gobierno es esencial para este propósito, y es para eso que se necesita una oficina de jefe de finanzas; no es para instalar una tiranía burocrática que secuestre la chequera del estado, como parecen temer algunas personas.

Me pregunto si alguien en Puerto Rico tiene hoy en sus manos la información necesaria para decirnos, con algún grado de confiabilidad, cuán cerca o lejos estamos de alcanzar un presupuesto balanceado. Preguntas tan fundamentales como esa son imposibles de contestar cuando no podemos ni siquiera asegurar cuándo vamos a tener listos los estados financieros auditados de ejercicios fiscales ya pasados.

Por supuesto, una oficina como esta no basta con crearla, por decreto o por legislación,sino que hay que hacerla funcionar de manera efectiva. Los ciudadanos desconfían, con razón, de las promesas de crear “sombrillas” que con frecuencia conducen a una centralización ineficiente de funciones. Pero esa desconfianza no debe impedir que modernicemos nuestros arcaicos procesos fiscales y seamos, algún día no muy lejano, ser capaces de presentar estados financieros correctos y transparentes de manera regular y oportuna.

Otras columnas de Juan Lara

jueves, 12 de septiembre de 2019

¿Fin del arbitrio a las corporaciones foráneas?

Lo que se haga para sustituir a la Ley 154 tiene que estar sujeto a tres consideraciones cruciales: consulta con las corporaciones, protección a la competitividad y revisión del sistema de incentivos industriales, dice Juan Lara

jueves, 15 de agosto de 2019

Trump y la Reserva Federal

El presidente Trump está jugando con fuego al intentar manipular la política económica de los Estados Unidos por motivos electorales.

miércoles, 7 de agosto de 2019

De la incertidumbre a la normalidad

El pueblo puertorriqueño está presto a imponer la limpieza y la transparencia en su gobierno y su economía, lo que constituye la mejor garantía para cualquier inversionista serio que nos mire desde el exterior, expone el economista Juan Lara

💬Ver 0 comentarios