Antonio Quiñones Calderón

Punto de vista

Por Antonio Quiñones Calderón
💬 0

La gobernadora excede las expectativas

Si me preguntaran –que nadie lo ha hecho– cómo considero el desempeño de la gobernadora Wanda Vázquez en los primeros 21 días de su ejercicio en la dirección pública de nuestro territorio estadounidense –nunca olvidarnos que es lo que somos por nuestra condición colonial–, diría, como se dice en inglés: “exceeds expectations” (supera las expectativas). El contexto de su cometido en La Fortaleza: su evidente respeto a la institución de la gobernación –de tan urgente necesidad–; sus primeros indicios de apertura y transparencia ante la representatividad de la dirigencia pública –tanto de mayoría como de oposición–, llenan un vacío tan urgido de rellenar.

Su ojo avizor ante la, hasta hace unos días, contratación desbocada para obras y servicios de dudoso beneficio para el colectivo importante, que es el pueblo –que, de entrada, economizó cerca de medio millón de dólares al escuálido fondo general–; su reunión con los líderes legislativos, y con los alcaldes de los partidos principales, para reconstruir puentes de comunicación seriamente quebrados por largos meses y definir las responsabilidades constitucionales de unos y otros; su interés manifiesto por abrir la necesaria –la vital, es decir– comunicación con la Casa Blanca, no importa quién more en ella, y sus primeros nombramientos para integrar su equipo de trabajo, sugieren un interés genuino de su parte por componer un  gabinete con un solo propósito: el que definió el 3 de septiembre de 1946 en su discurso inaugural el primer y único gobernador puertorriqueño de designación presidencial, Jesús T. Piñero: “El gobierno no existe para resolver problemas personales, sino para afrontar y resolver los problemas colectivos”. Algo que, en el camino, a algunos se les fue olvidando.

La designación de la senadora Zoé Laboy como secretaria de la Gobernación parece un paso acertado, consecuente con la filosofía de la gobernadora de promover desde La Fortaleza –a través de su chief of staff– un fuerte liderato administrativo y gerencial en el día a día de la operación gubernamental. La senadora Laboy cuenta con un abultado conocimiento de las profundidades de la administración pública –tanto en el Ejecutivo, principalmente, como en el Legislativo– que seguramente serán de gran ayuda, no tanto a la gobernadora que, cómo no, es importante, pero además, y principalmente, a todos los componentes de nuestra sociedad, que quiere estar segura de para qué existe el gobierno.

Otras columnas de Antonio Quiñones Calderón

miércoles, 5 de febrero de 2020

Alineación planetaria para Trump

Hoy, nadie apueste al final de la era de Trump en noviembre próximo, afirma Antonio Quiñones Calderón

martes, 28 de enero de 2020

Un territorio sin poderes políticos

En estos días se unieron dos evidencias claras del principal problema económico, social y político que padecemos bajo el actual régimen territorial: el problema colonial, dice Antonio Quiñones Calderón

jueves, 2 de enero de 2020

El Puerto Rico que merecemos

Hay que superar esa desidia que, poco a poco, nos va conduciendo a la desconfianza en la democracia participativa, plantea Antonio Quiñones Calderón

💬Ver 0 comentarios